Cínicos y cirenáicos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2232 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
CÍNICOS Y CIRENÁICOS

[pic]

La felicidad escapa de nuestras manos
como el agua escapa entre los dedos
suavemente, inevitablemente,
y nos quedamos con las manos extendidas
y vemos cómo se van sacando
y no podemos hacer nada para evitarlo,
nada, sólo llorar. (anónimo)

Hay filósofos que a lo largo de la historia se han ocupado de la felicidad, han tratado de definirla, de desnudarlaante nosotros para que pudiéramos apreciarla y tener un conocimiento aproximado sobre ella dentro de la moralidad.

Para entender lo que es la felicidad hay que conocer el bien o los bienes que la producen.

Las doctrinas éticas que colocan la felicidad como bien supremo, pudiéndose entender esta felicidad de diversas maneras: como bienestar, como actividad contemplativa, como placer. Llegadosa este punto hay que mostrar la posición antagonista que mantuvieron los cirenaicos y los cínicos acerca de la felicidad.

CÍNICOS

Deriva de Kyón que significa perro. Los cínicos lo entendiéron como un honor. Su ideal de vida “Vivir conforme a la Naturaleza”, vivir del modo más natural posible, sería vivir en el límite como los animales, como un perro por ejemplo.

Antístenes:
(444-365A.C.) Filósofo griego, fundador de la escuela cínica. Hijo de padre ateniense y de una esclava tracia, fue primero alumno de Gorgias y, después, ferviente discípulo de Sócrates, del que admiraba su total independencia de criterio y desapego de los bienes materiales. Platón le nombra en el Fedón, donde aparece como uno de los discípulos de Sócrates que le acompañaron en sus últimas horas. A la muertedel maestro, fundó su escuela en el gimnasio de Cynosarges («el perro blanco»), en el que se reunían aquellos que no eran de pura ascendencia ateniense. Posiblemente, por el nombre del lugar donde ubicó su escuela, ésta se conoció como escuela cínica y, a sus miembros, como cínicos o perros, nombre que fue aceptado por sus adeptos, ya que proponían una vida basada en el desprecio de todas lasnecesidades no naturales.

Antístenes se consideraba un fiel seguidor de las enseñanzas socráticas, pero, contra la interpretación general de la filosofía de Sócrates, negó la objetividad existencial de los conceptos. Para él, plenamente opuesto a la teoría de las ideas de Platón, solamente existen entidades individuales. Es famosa su observación « ¡Oh Platón, yo sólo veo el caballo, pero no lacaballidad!», de manera que, según Antístenes, la atribución de un predicado a un sujeto es siempre problemática: podemos decir del hombre que es hombre y de lo bueno que es bueno, pero es problemático decir que el hombre es bueno. Por ello, es también problemático predicar de un individuo las supuestas características del género del que se supone que forma parte.

Los Cínicos: ven con despreciotodo saber que no conduzca a la felicidad de una vida tranquila, la cual sólo se puede conseguir cuando lográmos mantener un dominio sobre uno mismo o lo que es lo mismo cuando se alcanza la autosuficiencia o “autarquía”.

Todas sus ideas tienen su orígen en el ideal de una vida lo más acorde con lo natural, ese ideal de vida conduce a los cínicos al desprecio de los grupos sociales, lo que leslleva al mismo tiempo al cuestionamiento de las normas y costumbre de la ciudad, y con ello sin duda al despego de la ciudad misma.

La propuesta de una “vida natural” es vista como inseparable de la sencillez y la simplicidad, que obligarían a desprenderse de lo superfluo y prescindible a limitar los deseos a lo auténticamente necesario y fácilmente alcanzable y por tanto a la renuncia eindiferencia por la riqueza, la gloría y la nobleza.

Muchos consideran al cinísmo como “un atajo para la virtud” gustan de una vida fácil y simple, cabe mencionar que comían de una manera soberbia, muchos sólo se alimentaban sólo de hierbas, usaban palios como vestimenta y siempre bebían agua fría. Los Cínicos se describían como hombres sin ciudad, si casa, sin patria, un mendigo, un hombre errante...