Caballero del zifar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1014 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ferrand Martínez fue canónigo de Toledo y secretario de la cancillería de Alfonso X el Sabio y Sancho IV de Castilla y vivió en la segunda mitad del siglo XIII. Es reconocido por gran parte de la crítica literaria como el autor del Libro del cavallero Zifar.
La autoría de Ferrand Martínez para el Zifar tiene su origen en un cuento o exemplum que conforma el prólogo de dicho libro, en el que secuenta con detalles históricamente comprobados una historia en la que aparece con gran protagonismo el tal Ferrand Martínez aunque aludido en tercera persona. La veracidad y minucia de los detalles biográficos e históricos que de él se cuentan ha hecho pensar a gran parte de la crítica, desde que Marcelino Menéndez Pelayo lo postulara en Orígenes de la novela1 hasta nuestros días, que el autormismo era este Ferrán o Ferrand Martínez.
Francisco José Hernández, en su artículo «Ferrán Martínez, "escrivano del rey", canónigo de Toledo y autor del Libro del Cavallero Zifar»2 encontró pruebas documentales de que un tal Ferrán Martínez, canónigo de Toledo es la misma persona que un homónimo personaje que fue sellador y escribano de los reyes Alfonso X y Sancho IV y que fue expulsado de lacancillería real en 1295. Según sus investigaciones, Ferrán Martínez estuvo en Italia entre 1296 y 1298 y pudo escribir el Zifar entre 1300 y 1304. Para este autor, muchos de los conocimientos jurídicos y cancillerescos que se reflejan en el decurso de la obra reflejan la formación e intereses de un clérigo letrado como Ferrand Martínez. Asimismo, muchos acontecimientos del Zifar serían trasposiciones ala ficción de acontecimientos de la época vividos por su autor, comenzando por los más evidentes del prólogo, donde aparece el arzobispo de Toledo Gonzalo García Gudiel (un personaje histórico auténtico) y referencias a un jubileo que efectivamente tuvo lugar en 1300, además de otros personajes históricos, como Fernando, arzobispo de Calahorra del que señala el prólogo una fecha de muertecoincidente con la histórica.
Juan Manuel Cacho Blecua, sin embargo, rechaza que el personaje del cuento fuera el autor del Libro del cavallero Zifar en su artículo «Los problemas del Zifar»,3 aduciendo que era habitual la inclusión de un exemplum en el prólogo, pues era uno de los procedimientos de inicio de una obra que se recomendaba en las artes poeticae para el ordo artificialis, como reflejaBrunetto Latini en el Libro del Tesoro,4 quien dice que el prólogo debe incluir «un enxiemplo o proverbio o sentençia o autoridat de los sabios». Por todo ello, Juan Manuel Cacho Blecua concluye que Ferrán Martínez no debió escribir el Libro del cavallero Zifar, pero sin duda tuvo una estrecha relación con el autor y con los círculos toledanos cercanos a la cancillería real.

El libro empieza con unprólogo , que es un documento histórico sobre la peregrinación a Roma de Ferrán Martínez arcediano de Madrid, para ganar los perdones que concedió el Papa Bonifacio III a los que acudiesen al jubileo del año 1300; a lo que se añaden los datos históricos del rescate del cuerpo el cardenal Don Gonzalo, que fue arzobispo de Toledo, y que murió e Roma no sin hacer prometer a dicho arcediano quellevaría sus restos ala iglesia de Toledo. Con esto se enlaza la historia de un caballero de Indias llamado Cifar, y también caballero de Dios.
Este caballero tenía mujer, Grima, y dos hijos pequeños Garfín y Roboán. Era muy buen caballero, pero tenía la desgracia de que se le moría el caballo cada diez días. La familia tuvo que salir de l reino en el que sus antepasados habían sido reyes. Llegaron a alciudad de Galapia, gobernada por una viuda y sitiada por los enemigos, y Cifar logró levantar el sitio y poner paz en el territorio.
A pesar de la confianza ene el destino, la mala fortuna persiguió a Cifar y a su familia: poco después de salir de Galapia, Garfín fue robado por una leona y Roboán se perdió por las calles de una ciudad. Después, Cifar vio con sus propios ojos cómo un barco de...
tracking img