Cap 2: los lectores silenciosos de una historía de la lectura de alberto manguel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2484 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El asombro de San Agustín

La lectura silenciosa es un invento que puede ser fechado. San Agustín obispo de Hipona, allá por el siglo IV, descubrió las bondades del silencio en la lectura. Descubre al primer lector silencioso en la persona del arzobispo Ambrosio, canonizado mucho tiempo después al igual que San Agustín.
En el año 384 Agustín llegó a la ciudad de Milán con la oportunidad deenseñar literatura y elocución. Allí visitó a Ambrosio, amigo y consejero de Mónica, su madre.
Ambrosio era un hombre cercano a los cincuenta años, estricto en la ortodoxia de sus creencias, que no temía ni a los más elevados poderes terrenales; fue el primer cristiano en conseguir que se reconociera el poder de la Iglesia por encima de la del Estado. Según un mosaico del siglo V, Ambrosio era unhombre pequeño de aspecto inteligente, orejas grandes, barba corta y negra. Era un predicador sumamente apreciado; en la iconografía cristiana su símbolo fue la colmena, emblema de la elocuencia. Cuando no estaba comiendo o atendiendo a uno de sus tantos admiradores, se encontraba solo en su celda, leyendo.
Ambrosio era un lector fuera de lo común. “Cuando leía” dice Agustín, “sus ojos recorríanlas páginas y su corazón penetraba el sentido; mas su voz y su lengua descansaban. Muchas veces estando yo presente, pues el ingreso a nadie estaba vedado ni había costumbres en su casa de anunciar al visitante, así le vi leer en silencio y jamás de otro modo”. No soportaba que la gente se arremolinara en torno a él y lo interrumpieran con preguntas sobre el texto que estaba leyendo.
A Agustín esamanera le resultó lo bastante extraña como para anotarla en sus Confesiones. Es decir, que ese método, la lectura silenciosa, era en su época algo fuera de lo corriente, y que la lectura normal, ordinaria, se hacia en voz alta.
En las Confesiones de San Agustín, el mismo describe un momento en que las dos clases de lectura, en voz alta y en silencio, tienen lugar de manera casi simultánea.
Enun aciago día de crisis, Agustín escuchó una voz que le decía “Tolle, lege” (toma, lee), así que echó mano del códice que tenía a su alcance y “lo cogí, lo abrí y leí en silencio el pasaje que primero me saltó a la vista… nada más terminar la frase, una luz serena iluminó directamente mi corazón; la oscuridad se esfumó”. Curiosamente si bien la prolongada lectura silenciosa por parte de Ambrosiohabía parecido inexplicable para él, no le sorprende, sin embargo, su propio silencio, quizá porque sólo se trata de unas pocas palabras fundamentales.
Agustín, profesor de retórica muy versado en el arte poética y en los ritmos de la prosa, erudito que aborrecía el griego pero gustaba del latín, tenía por costumbre, al igual que la mayoría de los lectores, leer cualquier cosa escrita por puroplacer de oír como sonaba. Según las enseñanzas de Aristóteles, sabia que las letras, “inventadas para que podamos conversar incluso con los ausentes” eran “signos de sonido” y que estos, a su vez, eran “signos de las cosas que pensamos”. El texto escrito era una conversación trasladada al papel de manera que el compañero ausente pudiera pronunciar las palabras a él destinadas. Para Agustín lapalabra hablada era una parte indispensable del texto mismo.
En esta época leer era una forma de pensar y hablar.
La descripción, por Agustín de la manera de leer de Ambrosio (incluida la observación de que “nunca” leía en voz alta) es el primer ejemplo claro recogido en la literatura occidental. Los ejemplos anteriores son mucho menos fiables.
Auque sea posible encontrar ejemplos anteriores de lalectura silenciosa, hubo que esperar al siglo X para que esa manera de leer llegara a ser habitual en Occidente.

Una historia de lecturas

Las palabras escritas, desde los tiempos de las primeras tablillas sumerias estaban destinadas a pronunciarse en voz alta, puesto que los signos llevaban implícitos, como si se tratara de su alma, sus propios sonidos.
Los idiomas primordiales de la...
tracking img