Capitulo 5 don quijote

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (861 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DON QUIJOTE DE LA MANCHA Estrategias de comprensión lectora

C.E.I.P. “Andalucía” (Benalúa)

CAPÍTULO V Que trata del desgraciado regreso de Don Quijote a su casa y de la quema de sus librosViendo, pues, que no podía moverse, decidió consolarse recitando unos versos aprendidos en uno de sus libros. -¿Dónde estás, señora mía, que no te duele mi mal? O no lo sabes, señora, o eres falsa ydesleal. Quiso la suerte que acertara a pasar por allí un labrador de su mismo pueblo. Quedó el hombre admirado al oír aquellos disparates. Pero viendo el estado en que se encontraba su vecino, procurólevantarle del suelo y, con no poco trabajo, lo subió en su burro, por ser montura más tranquila. Recogió luego las armas y las ató a Rocinante; y tomando las riendas del rocín y del asno, se encaminóhacia el pueblo, maravillado al oír los delirios que exclamaba el molido Don Quijote. -¡Oh, noble marqués de Mantua, sepa vuestra merced que, en nombre de Dulcinea, yo haré los más famosos hechos decaballerías que se han visto en el mundo! -Os digo, señor –respondía el labrador-, que no soy ese marqués de Mantua, sino Pedro Alonso, vuestro vecino. Entretanto, el ama de Don Quijote, la sobrina, ellicenciado Pedro Pérez (que así se llamaba el cura) y maese Nicolás, el barbero, conversaban preocupados por la ausencia del hidalgo, que ya duraba tres días. -¿Dónde estará mi señor? ¡Malditos seanesos libros que le han ocasionado esta locura!decía el ama. -Eso digo yo también- intervino el cura-. Y a fe mía que no pasará el día de mañana sin que sean condenados al fuego esos libros. Ya caída latarde, el labrador llegó con Don Quijote a la puerta de la casa, llamando a grandes voces. Al oír los gritos, salieron todos y corrieron a abrazarle.

-No me toquéis-dijo el dolorido Don Quijoteintentando bajar del burro-, que vengo malherido por culpa de mi caballo. Llevadme al lecho y llamad a algún hechicero ilustre que cure mis heridas. Lleváronle pues a la cama; y buscándole las heridas...
tracking img