Carta a los educadores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5599 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nicolas Sarkozy
Presidente de la República
CARTA A LOS EDUCADORES
4 de septiembre de 2007
 
Sr., Sra.,
 Aprovecho la ocasión de este inicio de curso, el primero desde que he sido elegido Presidente de la República, para escribirles.
Deseo hablarles del futuro de nuestros hijos. Ese futuro está en manos de cada uno de ustedes, que tiene la misión de instruir, de guiar, de protegeresos espíritus y esas sensibilidades que aún no están formados del todo, que no han alcanzado su madurez, que se buscan a sí mismos, que son aún frágiles y vulnerables. Tienen ustedes la responsabilidad de acompañar el desarrollo de sus aptitudes intelectuales, de su sentido moral, de sus capacidades físicas, desde su más tierna infancia y a lo largo de toda su adolescencia. Esa responsabilidad esuna de las más pesadas pero también una de las más bellas y gratificantes.
            Ayudar a la inteligencia, a desarrollar la sensibilidad, a que encuentren su camino, ¿qué hay más grande y más bello que eso? Pero, al mismo tiempo, ¿qué hay más difícil que eso? Junto al orgullo de ver como crece un niño, como se afianza su carácter y su juicio, junto a la felicidad que produce transmitir lo másvalioso que cada uno siente tener en sí mismo, existe siempre ese temor a equivocarse, a contener un talento, a frenar un impulso, a ser excesivamente indulgente o demasiado severo, a no comprender lo que el niño lleva en lo más profundo de su ser, lo que siente, lo que es capaz de realizar.
 ------
 Educar es tratar de conciliar dos movimientos opuestos: el que lleva a ayudar a cada niño aencontrar su propia vía y el que empuja a inculcarle lo que uno mismo cree justo, bello y verdadero.
            Al adulto se le impone una exigencia frente al niño que crece: la de no ahogar su personalidad sin renunciar a educarle. Cada niño, cada adolescente tiene su forma de ser, de pensar, de sentir. Debe poder expresarla. Pero también debe aprender.
            Durante mucho tiempo laeducación ha descuidado la personalidad de los niños. Era preciso que cada uno de ellos entrara en un molde único, que todos aprendieran lo mismo, al mismo tiempo, de la misma manera. El saber se situaba por encima de todo. Esa educación tenía su grandeza. Exigente y rigurosa, tiraba hacia arriba, llevaba a superarse a pesar de uno mismo.
            La exigencia y el rigor de esa educación hacían deella un potente factor de promoción social. Sin embargo muchos niños sufrían y se sentían excluidos de sus beneficios. Y no era porque les faltara talento ni porque fueran incapaces de aprender y de comprender, sino porque su sensibilidad, su inteligencia, su carácter se encontraban a disgusto en el marco único que se pretendía imponer a todos.
            Por una especie de reacción, en los últimosdecenios se ha puesto la personalidad del niño, en lugar del saber, en el centro de la educación.
            Acordar mayor importancia a lo que el niño tiene de particular, a lo que hace que se manifieste su individualidad, a su carácter, a su psicología, era necesario, saludable. Era importante que todos estuvieran en condiciones de sacarles el mayor partido, de desarrollar sus puntos fuertes,de corregir sus debilidades. Pero al valorar demasiado la espontaneidad, al temer demasiado forzar la personalidad, al no ver la educación más que a través del prisma de la psicología, hemos caído en un exceso opuesto. No nos hemos dedicado lo necesario a transmitir.
            Antiguamente en la educación había sin duda demasiada cultura y no bastante naturaleza. Ahora hay quizás demasiadanaturaleza y no bastante cultura. Antiguamente se valoraba demasiado la transmisión del saber y de los valores. Ahora, por el contrario, no la valoramos bastante.
            La autoridad de los maestros se ha visto quebrantada. La de los padres y la de las instituciones también.
            La cultura común que se transmitía de generación en generación, enriqueciéndose con la aportación de cada...
tracking img