Cartas de visita

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1661 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cartes-de-visite
Las cartas de visita

La moda de la tarjeta de visita comienza en Francia en 1858, antes de extenderse a la mayor parte de los estudios profesionales del mundo entero. Ludwig Angerer, de Viena, la introduce muy pronto en Austria; en Gran Bretaña, “los retratos de la reina se venden por centenares de miles (y), después de la muerte del príncipe”; en los Estados Unidos, habráque esperar a 1860 para que Charles D. Friedricks y George G. Rockwood la pongan en práctica en Nueva York.
Disdéri evoca su patente, depositada siete años antes, en su fascículo publicado en 1861: “El formato elegido (para los retratos) no era accesible a la masa del público, a causa de su precio elevado. Ese obstáculo contra la expansión de la fotografía, debido a los gastos inherentes a lasgrandes pruebas, nos condujo a reducir el retrato al formato de la tarjeta de visita nadie ignora (en 1861) el éxito de esta aplicación, que se ha hecho tan popular que se encuentran esos retratos en todas las manos”.
Las tarjetas de visita se realizan con ayuda de una cámara de cuatro (o seis) objetivos. Utilizando un chasis fijo, el operador recoge sobre una misma placa cuatro o seis clichésidénticos. Si el chasis es móvil, dichos clichés pueden ser diferentes. A partir de ahora, con la misma manipulación exigida antes por una gran prueba, se producen cuatro (o seis) tarjetas de visita, de formato inferior, naturalmente (alrededor de 6 x 9 cm), pero más baratas y más numerosas. Una vez realizada e impresa la fotografía se recorta y se pega sobre un cartón rígido; en el reverso se indicael nombre y la dirección del estudio, las recompensas que puede haber recibido el fotógrafo y, a veces, precisiones sobre sus actividades.
La “tarifa general” de Pierre Petit en París pone de relieve las condiciones económicas de la moda de la tarjeta de visita. Mientras que en 1862 el precio de un solo retrato, no coloreado, varía, según el formato, entre 25 y 150 francos, el de las tarjetas devisita es de 15 francos la docena o 70 francos el centenar. La comparación en el salario diario de un obrero (3,58 francos en la construcción, 2,50 en las minas del Norte, incluso 1,82 francos en la agricultura) ajusta las tarjetas de visita, limitándolos a las categorías burguesas, que utilizan ahora la fotografía como medio de aparentar, e incluso, como un modo simbólico, aunque ilusorio, deascensión social. Esto se expresa mediante los primeros éxitos de la fotografía y, sobre todo, por el rito del álbum, en el que se incluyen algunos retratos de personajes célebres para hacerse la ilusión de una familiaridad con ellos. En efecto, la tarjeta de visita va acompañada por un fenómeno nuevo: los retratos no son adquiridos sólo por los originales y quienes les conocen, sobrepasan el usoprivado, para asumir una función de mediadores entre la multitud y todos aquellos que gozan de un nombre. Podríamos decir que antecede a la costumbre de tener la fotografía de un artista o de un ídolo para nosotros, era como un poster en miniatura.
La moda de la tarjeta de visita se ha de incluir, por consiguiente, en el marco de las transformaciones que, a mediados del siglo XIX, acompañan enOccidente la revolución industrial.
Como sabemos es en este período donde aparece la burguesía, hay una revolución social, donde a las clases sociales les es muy importante la distinción de éstas. Lo que genera una población deseosa de que las diferencias de clases sean evidentes, de que los signos de su nueva situación sean visibles ante todos, pero que dispone de medios financieros demasiadomodestos para satisfacer tal anhelo de representación. Las tarjetas de visita responden inicialmente a ese importante mercado de las categorías inferiores de la burguesía, la nada del público, como dice Disdéri. En segundo lugar, su formato, su precio y su venta por docenas o centenas; al mismo tiempo, el estudio que las realiza, al circular y al ser intercambiadas, le vale los favores de una...
tracking img