Casaen el aire

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5005 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE OCCIDENTE
DEPARTAMENTO DE CIENCIAS ECONÓMICAS
PROGRAMA ACADÉMICO DE CONTADURÍA PÚBLICA

MATERIAL PARA EL DESARROLLO DE LA CLASE[1]

Asignatura : Pensamiento Investigativo
Profesor : Sergio Luis Ordóñez Noreña
Carácter : Obligatoria
Intensidad : Tres horas semanales
Condiciones : Habilitable-Validable
Créditos : Tres (3)
Período : Julio-Noviembre de 2010Sesión 4. Agosto 5 de 2010

Texto: Curiosidad. Investigación, espíritu crítico. Fernando Cruz Kronfly.[2]

Desarrollo de la lectura…

Introducción

– “(…) Pero no se sabe mucho qué pueda considerarse concluyente sobre su razón de ser en el mundo, su destino, su misión si es que la tiene, y ni siquiera es claro el terreno en el cual se deben plantear las preguntas al respecto.” (p. 199)El hombre como ser carente…

En el diálogo “Protágoras o de los sofistas” de Platón, encontramos una explicación en forma de fábula sobre el origen del hombre y sus virtudes. Leamos:

“Hubo un tiempo en que los dioses existían solos y no existía ningún ser mortal. Cuando el tiempo destinado a la creación de estos últimos se cumplió, los dioses los formaron en las entrañas de latierra, mezclando la tierra, el fuego y los otros dos elementos que entran en la composición de los dos primeros. Pero antes de dejarlos salir a la luz, mandaron los dioses a Prometeo y a Epimeteo que los revistieran con todas las cualidades convenientes, distribuyéndolas entre ellos. Epimeteo suplicó a Prometeo que le permitiera hacer por sí sólo esta distribución, a condición, le dijo, de que “tu laexaminaras cuando yo la hubiere hecho”. Prometeo consintió en ello; y he aquí a Epimeteo en campaña. Distribuye a unos la fuerza sin la velocidad, y a otros la velocidad sin la fuerza; da armas naturales a éstos y aquéllos se las rehúsa; pero les da otros medios de conservarse y defenderse. A los que da cuerpos pequeños les asigna las cuevas y los subterráneos para guarecerse, o les da alas parabuscar su salvación en los aires; los que hace corpulentos, en su misma magnitud tienen su defensa. Concluyó su distribución con la mayor igualdad que le fue posible, timando bien las medidas para que ninguna de estas especies pudiese ser destruida. Después de haberles dado todos los medios de defensa para libertar a los unos de la violencia de los otros, tuvo cuidado de guarecerles de las injuriasdel aire y del rigor de las estaciones. Para esto los vistió de un vello espeso y una piel dura, capaz de defenderlos de los hielos del invierno y de los ardores del estío, y que les sirve de abrigo cuando tienen necesidad de dormir, y guarneció sus pies con un casco muy firme, o con una especie de callo espeso y una piel muy dura, desprovista de sangre. Hecho esto, les señaló a cada uno sualimento; a éstos las hierbas; a aquellos los frutos de los árboles, a otros las raíces; y hubo especies a la que permitió alimentarse con la carne de los demás animales; pero a ésta la hizo poco fecunda, y concedió en cambio una gran fecundidad a las que debían alimentarlas, a fin de que ella se conservase. Pero como Epimeteo no era muy prudente, no se fijó en que había distribuido todas las cualidadesentre los animales privados de razón, y que aún le quedaba la tarea de proveer al hombre. No sabia qué partido tomar, cuando Prometeo llegó para ver la distribución que había hecho. Vio todos los animales perfectamente arreglados, pero encontró al hombre desnudo, sin armas, sin calzado, sin tener con qué cubrirse. Estaba ya próximo el día destinado para aparecer el hombre sobre la tierra ymostrarse a la luz del sol, y Prometeo no sabía que hacer, para dar al hombre los medios de conservarse. En fin, he aquí el expediente a que recurrió: robó a Hefestos y a Atenea el secreto de las artes y el fuego, porque sin el fuego, las ciencias no podían poseerse y serían inútiles, y de todo hizo un presente al hombre. He aquí de que manera el hombre recibió la ciencia de conservar su vida; pero no...
tracking img