Cetro sagrado de los incas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 162 (40377 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Para Rodrigo y Florencia

[pic]

INDIANA JONES

Y EL CETRO SAGRADO DE LOS INCAS

NOVELA

POR

Fernando J. Soto Roland

[pic]

I

CUENCA DEL AMAZONAS
1941

Fue un ruido ensordecedor. Un sonido fuera lugar. Algo que no concordaba con aquella selva, ni con aquella tribu. En un primer momento produjo pánico. Más tarde, desconcierto. Sóloen el crepúsculo los chamanes trataron de dar una respuesta al extraño episodio, consultando a los viejos espíritus de la selva, que permanecieron mudos.
No supieron qué hacer ni decir. Los más valientes guerreros se negaron a internarse en la floresta y verificar la fuente de esa misteriosa luminiscencia que se proyectaba desde el Sagrado Roquedal, después que el estampido sacudiera toda lamaloca. Jamás habían sentido una explosión tan poderosa. Ningún mito ancestral les hablaba de lenguas de fuego tan rojas, naranjas y amarillas, quemando la arboleda circundante. No había monstruo legendario que, en su afán por poner fin al mundo, hubiera podido producir semejante conmoción. Los Mojewewekes eran testigos de un episodio sin precedentes en la tradición oral. Los ancianos desconocíanel origen de semejante descarga y sólo atinaron ordenar subirse a los árboles más altos para, desde lejos, ver las poderosas llamaradas elevarse hacia el cielo, compitiendo con la mortecina luz de un sol que se ocultaba detrás del horizonte.
Lo desconocido repelía y al mismo tiempo acicateaba la curiosidad de toda la comunidad. Para cuando las horas pasaron, y en plena nocturnidad pudopercibirse que la incandescencia agonizaba poco a poco sin consecuencias nefastas para la población, el cacique en persona se puso en movimiento sin reclamar escolta. Esa tarde casi se había roto la línea jerárquica a causa del espanto. No estaba dispuesto a vivir otra vez una situación de anarquía semejante. Iría solo. Él y su sombra enfrentarían el misterio. Recuperaría parte del prestigio perdido y,si salía con vida, regresaría a la aldea con la autoridad intacta de siempre; y el poder suficiente para castigar la cobardía de su escolta personal. La sangre real debía ser respetada a costa de desencadenar el caos en el aquel infierno verde del Amazonas. La tradición de mando se recuperaría. De lo contrario una guerra civil los arrastraría a todos a la debilidad y a la extinción, en manos de lastribus enemigas vecinas.
Caminó por espacio de una hora. Conocía el sendero de memoria, aún de noche. Sabía reconocer la silueta de cada árbol en particular. Y la contextura del piso, en sus pies descalzos, le indicaba mejor que nada por dónde cortar camino o qué opción más corta tenía por delante para alcanzar la fuente incandescente de luz, que aparecía y desaparecía detrás de los cientosde arbustos que lo rodeaban.
Siguió avanzando. Apretó la larga lanza de bambú con la mano y la elevó por encima del hombro derecho, con la punta en dirección a la luz. Avanzó más. Con cada paso que daba el calor aumentaba y su rostro cobrizo, pintado con franjas rojas y azules en las mejillas, empezó a mostrar el efecto de la temperatura elevada. Las mejillas empezaron a latirle a causa delcalor. Se abrió paso por encima de una palmera derribaba y quedó boquiabierto ante la dantesca escena que se representaba ante sus ojos.
Allí, a sólo treinta metros desde donde él estaba, la selva había sido destruida por las llamas, formando un claro de cenizas, troncos retorcidos y humo. En el centro mismo del escenario, una estructura enorme —hecha de un material que el jefe desconocía—parecía clavada de punta, levantando hacia el cielo una grandiosa aleta dorsal, semejante a la de los peces del río.
Avanzó más. Sorteó como pudo centenares de piezas carbonizadas y, venciendo el asombro, golpeó con la punta de la lanza una plancha lisa y brillante, que reflejaba el fuego que sobrevivía por doquier. Oyó un sonido seco y la aleta se desmoronó, dándole apenas tiempo a correrse para...
tracking img