Charlie y la ciudad.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1205 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Si lo hizo el emperador Julio Cesar, no debe ser tan malo.”

Hace mucho o poco tiempo depende de la relatividad con la que se le vea, el hombre vivía en cavernas, sin muchas expectativas de una vida civilizada. Se dedicaba a la caza, la pesca y la recolección, y así, agotaba sus días en la incertidumbre de satisfacer sus necesidades básicas. Eres un mundo con una cultura deficiente y unlenguaje que ni superaba en mucho a la cultura; sin embargo el paso del tiempo lo orilló a cambiar. Desarrollo habilidades, especializo técnicas, se intereso por necesidades secundarias que, en aparicioncita, llegaron y llegan a ser más esenciales que las básicas, viajo, conquistó nuevas tierras y un día, hasta fue a la Luna. Fue y es tanto el dominio y desarrollo del hombre que, incluso, creó yentendió el concepto de “Derecho” y se puso a debatir del mismo.

La razón que impulsa el presente, y sobre la que me limito a establecer mi punto de vista, es sobre el tema denominado “Los derechos de los homosexuales” acerca del cual expondré en los puntos subsecuentes.

Sin menoscabar el contenido, que creo que lo medular de la obra y de lo cual expondré en los párrafos subsecuentes, el titulome parece en sí algo indignante. Un tema como ese creo que, es una vergüenza y aun más, una inconsistencia y falta de comprensión de nuestra propia constitución, la cual en su articulo primero, párrafo I reza: “ En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta constitución, los cuales no podrán restringirse ni limitarse, si no en los casos y con lascondiciones que ella misma establece..” Entonces, si partiendo de que la constitución es la Ley Suprema, no puedo entender como nosotros como particulares intentamos, en un esfuerzo a conciencia, establecer diferencias entre los individuos que la misma no señala. Es decir, si desde un principio se pone a todos los individuos en un plano de igualdad, la inconsistencia resulta en establecer diferenciasentre los mismos y creo que, resulta algo tautologo establecer “derechos” que dan la impresión de ser “especiales”, cuando todos gozamos de los mismos. Así pues, pienso que el problema radica no en establecer nuevas Leyes y derechos, si no en comprender en toda su amplitud los ya existentes.
La mitad del contenido de la obra, sobre la cual analizo y expongo, no es más que una reseña histórica delo que sido el tema en cuestión a lo largo de la historia y, dado que, la obra en un apartado hace alusión a que la causa y el desarrollo de una mentalidad intransigente fue la Iglesia Católica y Cristiana, firmemente con hechos, me atrevo a dejar en evidencia que si el Dios venerado por dichas instituciones hubiese considerado las conductas homosexuales y lesbianas como algo degradante delespíritu humano o, más aún, como algo ofensivo para sí mismo, lo habría prohibido en el decálogo que según se cree el mismo Dios dio el hombre para una sana convivencia o en su defecto, lo habría prohibido en algún otro ordenamiento religioso semejante. Así pues, dado que ha sido el mismo hombre el que se ha empeñado en menoscabar y sobajar tales conductas y preferencias, los argumentos de aquellos queimponen las situación de inferioridad y falta de comprensión de personas que por esencia gozan de los mismo derechos, carecen de eficacia y llevan el tema en cuestión a un plano subjetivo, el cual no es más que un problema de opinión; tal vez el mismo problema de opinión que por muchos años y generaciones mantuvo a la mujer en un estado de inferioridad con respecto al hombre. Entonces, puesto que,a lo largo de los siglos la discriminación y rechazo ha sido motivada por cuestiones de opinión, pienso que, las polémicas suscitadas en nuestro país deberían enfocarse en hechos y principios legales que ya antes han quedado asentados, para la convivencia social ya que sólo así, podremos aceptar nuestras peculiaridades y compenetrarnos en la diversidad en la que vivimos.

Dejando a un la...
tracking img