Comentario de "sustentabilidad ecológica y espiritualidad" (carlos díaz)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1956 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 28 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sustentabilidad ecológica y espiritualidad, Carlos Díaz.

Sustentabilidad ecológica y espiritualidad es un ensayo que trata el tema de la crisis medioambiental que sufre nuestro planeta, desde un punto de vista crítico con el modelo económico actual, principal causante de esta crisis. Además, aporta una visión antropológica del problema y propone alternativas personalistas en defensa de lavida y de los valores humanos.
El ensayo está dividido en dos partes, la primera de ellas, sobre el ecodesastre material, supone un análisis sobre algunos aspectos de nuestra sociedad que el autor considera decadentes. El tema se presenta con una breve introducción en la que se define el ecologismo más allá del simple conocimiento del mundo natural. Ecologismo es respeto; respeto por el medioambiente y por el propio cuerpo; respeto que, aplicado a ambos planos, supone llevar, en comunidad, una vida digna. Es por esto que se defiende una ecología ecodúlica, que se pierde hoy en día en los terrenos económico (anteponiendo la maximización de beneficios al respeto ecológico) y antropológico (alterando la escala de valores Dios-hombre-naturaleza). Se presentan siete ejemplos de la degradacióny muerte del planeta, cinco de ellos son problemas ambientales (deforestación, extinción de especies, contaminación atmosférica…); el sexto es la desigualdad social que estos desastres provocan y el último es un problema causado por la concepción de ser humano que tiene el mundo del libre mercado. Esta concepción consumista se deriva de una hedonista. La búsqueda del placer es un error, puesimpide el desarrollo personal. El placer viene siempre cuando se vive conforme a un bien, cuando se realiza el valor buscado. Mi opinión es idéntica a la del autor cuando afirma que, movidos por esta búsqueda de placeres, nos subimos al vagón del consumismo y dejamos que éste nos lleve cada vez más y más lejos. Nuestra libertad se ve mermada cuando sólo nos mueve el afán de acumular los lujos que, eldeseo de las empresas de abrir nuevos mercados, nos presentan como necesidades. Por supuesto, nuestro sistema de producción capitalista supone anteponer el beneficio económico al buen desarrollo del medio natural, de la vida misma de los seres humanos que no pueden consumir y de la libertad de quienes sí pueden hacerlo. No obstante, en esta parte se nos propone una visión optimista que reconoce unaumento de la preocupación por parte de la sociedad respecto al problema de la creciente destrucción de la naturaleza. En mi opinión, esta visión es demasiado optimista. Es cierto que crece la preocupación en los ciudadanos, pero las empresas más competitivas siguen rigiéndose por la acumulación máxima de beneficios. La mentalidad de las personas cambia para bien, pero quien más daño hace alplaneta (la economía de mercado) sigue pensando de igual modo, por mucho que Repsol nos recuerde que debemos cuidar el medio ambiente.
Todavía dentro de la primera parte del libro, se nos introducen ahora tres temas de considerable importancia ética: el problema de la ética animal, la clonación de seres humanos y el aborto. En todos ellos las posturas del autor son claras. Respecto al problemaético de los animales se nos propone una diferencia de planos entre Dios (como creador), el hombre (como siervo de Dios y dominador de la naturaleza) y la naturaleza (como surtidor de bienes para el hombre). Esta relación entre la humanidad y la naturaleza en la que esta se somete incondicionalmente a aquella, no implica en absoluto la legitimidad del maltrato animal, sino la aceptación de que la vidade un ser humano está innegablemen-te por encima de la de cualquier otro ser vivo. Esta idea lleva a acusar de inmoral a la corriente ecologista actual que, en su radical defensa de los derechos de los animales, antepone éstos a los del ser humano, que debe gobernar su entorno sin destruirlo caprichosamente. En cuanto al tema de la clonación humana, el autor considera fuera de toda ética tanto...
tracking img