Cotidianidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3979 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 21 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
THÉMATA. REVISTA DE FILOSOFÍA. Núm. 40, 2008.

ÉTICA DE LA COTIDIANIDAD Rafael Alvira. Universidad de Navarra
Resumen: El artículo parte de la consideración del Dasein heideggeriano como temporalidad. El Dasein puede ejercer su existir de modo auténtico o inauténtico. La inautenticidad del existir lo sitúa en la cotidinidad. La metafísica heideggeriana anula la posibilidad de pensar éticamentela cotidianidad. Felicidad y cotidianidad son en este planteamiento excluyentes. En el artículo se argumenta, por el contrario, que la única manera de existir auténticamente es el ejercicio de la ética de la cotidianidad. Ello requiere una interpretación del tiempo y la temporalidad diferente de la heideggeriana. Abstract: The article begins with the analysis of the heideggerian Dasein consideredas pure temporality. It can exist as an authentic or as an inauthentic one. The inauthenticity of the Dasein places it in the “dayliness”. The heideggerian metaphysic disallows the possibility to think the ethical view of “dayliness”. Happyness and “dayliness” excludes each other in the heideggerian view. The article argues against that point of view that the only way to exist authentically is tolive the “dayliness” ethically. That requires reinterpreting the time and the temporality in a different way as Heideggers does.

Ha sido seguramente el uso central que Martin Heidegger hizo del concepto de cotidianidad en Ser y Tiempo, el factor determinante de su integración en el lenguaje filosófico. La analítica del Dasein -del ser que comparece en cada hombre- heideggeriana se acerca alestudio del existir con una mirada profunda, que quiere “ejercer” un pensar que se pretende anterior a todo explicar objetivo o a cualquier introspección subjetiva. El Dasein es ser-en-el-mundo y es temporalidad. No es en el tiempo, ni tampoco temporal en el sentido de pasajero, sino que el corazón de su existir es temporalidad. Pero el Dasein puede “ejercer” su existir de modo auténtico(eigentlich) o inauténtico (uneigentlich). La “caída” (das Verfallen) en lo inauténtico lo sitúa en la cotidianidad en el sentido más estricto. Lo cotidiano es así lo durchschnittlich, lo “mediano”. Autenticidad e inautenticidad son modos de ser. Vivir inauténticamente no es, por tanto, ninguna falta moral, pues nada nos obliga a salir de esa situación. La cotidianidad es el paralelo heideggeriano del olvidoplatónico, sólo que sin implicación ética alguna. En efecto, la ética –a diferencia de la mera descripción etológica del comportamiento- se basa en el deber, lo cual a su vez, implica la aceptación libre por parte del ser humano de que ha de aprender a hacerlo y ha de hacerlo. Aprender a obrar bien, es idéntico con la adquisición de la virtud, y ser virtuoso supone un salto sobre no serlo, saltoque nos coloca –como suele expresar el pensamiento clásico– en la perfección o en la “divinización”. Con esta última palabra se quería expresar precisamente que el virtuoso había trascendido el tiempo, y se había hecho –de ese modo– dueño de él. Sólo es posible adueñarse de algo desde un más allá de ello, por lo cual el virtuoso estaba instalado en la eternidad propia de los dioses. Está bienclaro que el concepto de deber, en el que se fundamenta la ética, no tiene sentido más que desde la realidad del límite. Si no hay un más allá entendido como lo que “está al otro lado”, y cuyo posible alcance implica por tanto dar un salto, no tiene sentido que intentemos cambiar de

148

Thémata. Revista de Filosofía, 40, 2008

modo de ser para pasa a instalarnos a ese otro lado. El más alláentendido sólo como pura prolongación indefinida de una realidad –lo que Aristóteles llamaría “aquello que nunca acabarás de recorrer” o infinito material– no puede fundamentar ninguna ética, pues en lo indefinido, indeterminado o infinito material nada me obliga, porque todo es posible: no hay límite. Pero, sobre todo, al no poder abarcar, tomar en su unidad, la realidad, no puede ser libre...
tracking img