Crítica la jefe seatle

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1415 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
COMENTARIOS SOBRE LA CARTA DEL JEFE SEATTLE AL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS.

Sin duda, la carta del jefe Seattle nos revela lo importantes y maravillosos que son el planeta Tierra y todo lo que hay en su naturaleza. Seattle escribe que todos formamos parte de un todo, y que es absurdo que le provoquemos daños a la tierra, pues también nos dañamos a nosotros. Los humanos dependen de losanimales, sin embargo, los animales no dependen del hombre. ¿Cómo el necesitado puede despreciar a su benefactor? ¿Acaso el hombre puede hacer llover? ¿Puede el hombre alimentar a los polluelos de la águilas en los altos riscos? ¿O acaso al hombre puede hacer un pacto con el cocodrilo y el hipopótamo para que le sirvan como esclavos? O, como mencionaría el jefe Seattle: “¿Cómo se puede comprar ovender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña.
Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?” Tal vez esto último, de alguna forma, sí lo ha hecho el hombre, sin embargo, para su propio perjuicio. ¡Grande ha sido la osadía del hombre!
Nos hemos hecho altivos y orgullosos, al darnos el derechoilegítimo de disponer y utilizar los bienes de la Tierra de manera egoísta, cruel, desmedida y desordenada. Bien indica Seattle: Gran parte de la humanidad “Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.”
Luego agrega de manerairónica:
“Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las suyas. Tal vez sea porque soy un salvaje y no comprendo.”
Hace ver que nuestra forma de vida es horrible y que la de ellos es armoniosa:
“No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soyun hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.”
Otra vez lo menciono: Los animales no necesitan del hombre, mas éste sí necesita de aquellos. “¿Qué resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo.”
“¿Qué es el hombre sin los animales? Sitodos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.”
¿Acaso necesitamos gran parte de las cosas que hoy están a nuestro alcance, creadas por nosotros? ¿Por qué hacernos la vida tan estúpidamente difícil? ¿en la naturaleza no encontramos lo necesario? ¿no está en ella lo que esbenéfico para nosotros? ¿lo que nos puede hacer felices, si cuidamos su equilibrio y, como escribe el Jefe Seattle, la consideramos algo sagrado? “El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.”
También, resalta la importancia de que para poseer la tierra se necesita saber cuidarla. Sedebe de enseñar a los pequeños que nuestro planeta es sagrado. Al mencionar la palabra “sagrado”, se refiere a algo puro que proviene de Dios. Un solo Dios verdadero creador de nuestro planeta. ¿Cómo el hombre va a considerar sagrada a la Tierra, si ni siquiera reconoce a Dios, si lo considera un absurdo y lo menosprecia? El hombre insensato ha dicho: “Dios ha muerto, viva el hombre” También hapronunciado: ¿Acaso hay conocimiento en Dios? Esa idea nos ha llevado a dañarnos y a perjudicar nuestro entorno. Seattle escribe:
“Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.
Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a...
tracking img