Crisis del 2000

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1902 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS TRES RATAS
CAPITULO I

Se trata sobre tres chicas hermanas, que son Carmelina, la mayor, Eugenia la segunda, y Ana Luisa la menor, salen de Daule para llegar a la casa de su tía Aurora a Guayaquil.

Una mañana desayunando llegan dos hombres con caras de investigadores que preguntaban por Eugenia ya que era buscada por el Intendente policial, ella después de contener las lágrimas decidióir, sus hermanas la acompañaron.

CAPITULO II

Trata sobre la vida de Antonio Parrales, la vida de Eugenia, Carmelina, Ana Luisa, antes de salir de su ciudad natal el nacimiento de ellas 3, la amistad de Antonio con Eloy.

CAPITULO III

Cuando don Antonio Parrales murió Carmelina por ser la mayor se hizo cargo de la hacienda, Eugenia la ayudaba.

Eugenia tenía una pasión muy inmensa porlos caballos, siempre en las tardes se veía con su gran amor Ernesto Cabo que aunque ella no le gustaba admitirlo que lo quería un día no pudo más y se lo dijo,. En un tiempo malo vino la enfermedad un pasto acababa poco a poco con el ganado. Ernesto le sugirió a Eugenia que fueran donde don Horacio Valladares que él les podía ayudar las hermanas fueron, el les presto firmando una hojahipotecando la hacienda. Un tiempo después las cosas empeoraron y las tres hermanas fueron desalojadas de su hacienda. Eugenia fue un día a la casa de Horacio y buscó hasta que encontró lo que buscaba y las llevó, ella le contó a Carmelina, cosa que a ella no le gustó para nada.

CAPITULO IV

Eugenia seguía encarcelada y la tía Aurora creyó que la mejor manera para sacarla era devolviendo las joyas queseguro Eugenia tenía, Ana Luisa va a seguir insistiendo para que le dejen ver a su hermana mientras que Aurora y Carmelina fueron hacer los trámites necesarios para sacarla en libertad.

Ana Luisa estuvo con su hermana hablando con el jefe político, les preguntó lo que había pasado a lo que Eugenia no quiso responder. Al fin Eugenia salió en libertad llegando a la casa la tía le dijo muchascosas que la hicieron sentir mal, ella no encontró otra salida que envenenarse, llamaron al médico y este le hizo muchos lavados y le dio muchas medicinas.

CAPITULO V

El doctor conversando con Eugenia de problemas esenciales, cuando era ya de noche sirviendo la merienda Eugenia salió de la casa de su tía, buscó trabajo pero nadie se lo dio, ella a gusto muerta de cansancio se quedo sentada enuna vereda donde sus ojos se cerraban poco a poco de repente un hombre joven la cogió del brazo, le ayudo a levantarse y le dijo que él le iba a llevar a su casa auque le ofreció también que se fuera con él Eugenia lo que contestó fue “bueno donde usted quiera” el la llevo a su casa, este hombre se llamaba Carlos Álvarez. Eugenia se entregó a él, ella no salía de su casa a más para comprar losalimentos que ella misma preparaba. Un día decidió salir a dar una vuelta y se encontró con el doctor, quien le contó que sus hermanas no vivían con la tía, ella cuando llegó a su casa Carlos la esperaba. Furioso le preguntó más de una vez a donde había estado, ella se fue de la casa porque él la abofeteo.

CAPITULO VI

Eugenia salió de la casa de Carlos Álvarez, estaba otra vez en Guayaquilencontrándose con el doctor, este la llevo a casa de sus hermanas Carmelina había conseguido empleo en el taller de costura de doña Tarjelia, cuando Eugenia llegó a casa las hermanas se abrazaron mucho cuando Carmelina iba a su trabajo Eugenia la quiso acompañar, Carmelina se opuso pero Eugenia insistió tanto que fue doña Tarjelia sin dudar la puso a trabajar, ella le presentó a Vicente Zanda, él lainvitó a comer al otro día fueron las tres hermanas acompañadas por Francisco Pereira, ellos pasaban hablando del liberalismo.

CAPITULO VII

Carmelina conversando con Vicente ambos esperado a Eugenia y a Ana Luisa se decían que Eugenia tenía un carácter incomprensible.

Vicente le dijo a Carmelina porque ella siempre andaba triste, ella bajo su mirada de repente Carmelina muy pálida no pudo...
tracking img