Cuadro general “los ocho estadios de erikson”

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2238 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La caridad no empieza por casa (Nota I)
Por S. CH. | 6.7.2005

Las mujeres son más del 50 por ciento de la fuerza laboral. Sin embargo no tienen los mismos derechos que los varones, y trabajan más que ellos si contamos los doble y triple rol en la casa. Como la sobreexigencia se transformó en un problema de Estado, algunos están interviniendo para que los varones empiecen a lavar platos. Estaes la primera de una serie de notas que abordará el viejo problema de la división de roles en el hogar.
  Las investigaciones dicen que nunca hubo tantas mujeres trabajando en la historia de la humanidad: son más del 60 por ciento entre los empleados pobres, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo de marzo del 2004. ¡Se logró lo deseado! ¿Se logró?

  Hace varias décadasque las pioneras feministas reclamaron una vida puertas afuera de la casa: condiciones laborales equitativas con los varones -los mismos sueldos, las mismas responsabilidades, los mismos derechos-. 30 años después, las mujeres están insertas en el mundo laboral pero en condiciones mucho menos favorables: no ganan lo mismo que los varones aunque hagan la misma tarea; son líderes del mercadoinformal; les resulta muy difícil acceder a puestos jerárquicos en las empresas; son las más pobres entre los pobres; y, de yapa, cuando vuelven a casa las esperan las faenas hogareñas y los niños: los famosos doble y triple rol de las mujeres. 

  Dos investigaciones realizadas hace tres años por la socióloga Catalina Wainerman para el Centro de Estudios de Población (Cenep) entre familias de Ciudad yProvincia de Buenos Aires con hijos pequeños, demostraban que sólo en el 8 por ciento de los hogares de sectores bajos y en el 15 de los de sectores medios, los varones hacían la mitad de la tarea. Los datos seguían las tendencias de países como Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Canadá y España, y demostraban que los varones no habían asumido la repartija del ámbito privado como contrapartida ala entrada de las mujeres en el ámbito público. 

  El único área deseada -al nivel que cada vez son más los que piden tenencias compartidas en casos de divorcio- es la de los hijos. Pero ¡ojo! Los muchachos son selectivos: pasear a los niños, llevarlos a la escuela, vestirlos, incluso darles de comer, entra en su límite de aceptabilidad. Pero cambiarles los pañales ¡Nooooo! Pueden decir cosastan banales como que su religión se los prohíbe. También se resisten a llevarlos al médico, pero sobre todo a dejar de ir a trabajar para cuidarlos cuando se enferman. Son las madres quienes tienen los mayores índices de ausentismo laboral por esta razón.

  "Yo veo un gran cambio si se compara a la generación que hoy tiene entre 30 y 40 con sus padres -dice la psicoanalista y artista plásticaDiana Schufer-. Los hombres participan más en la crianza y son menos exigentes con las tareas de la casa. Si la ropa no está lavada el reclamo no es hacia la mujer, que trabaja a la par de ellos. Pero es cierto que la gente que yo atiendo es clase media y media alta y en general tienen personal doméstico que los ayuda. Cuando se produce el gran desparramo es con los hijos. Estas parejasacostumbradas a moverse con autonomía durante años de convivencia, de golpe se derrumban a los pocos meses del nacimiento del hijo. Es un golpe al ego que no saben cómo manejar. Además, creo que los padres de hoy tienen una gran exigencia en relación al mundo de los chicos que antes no existía: reuniones del colegio, actividades extraescolares, atención terapéutica. Y es difícil manejar bien todas esasvariables tratando de preservar la relación amorosa, que es lo que les interesa sobre todo a las parejas de hoy. La institución del matrimonio ya no es importante, entonces si no pueden hacer marchar la pareja, lo afectivo, se separan aunque haya hijos."  

El Estado mete la cola

  Como la presencia de las mujeres es fundamental en el mercado laboral, no sólo porque son más vulnerables a la...
tracking img