Cuento: el juicio de los animales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (409 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El JUICIO DE LOS ANIMALES

Nadie sabe como ni cuando, lo cierto es que un dia, en un lejano lugar situado en el corazon de la montaña, se reunieron todos los animales, y como era costumbre, aorillas de un gran lago.

Los habia salvajes y domesticos, voladores, acuaticos y reptiles. Una nube de ojos se encontraba en vigilia en lo alto del cielo.
Era "el juicio de los animales"; ydelante de todo el jurado examinador habia una pizarra, tiza y un borrador. Ademas, reinaba un aire tenso y confuso que cubria el ambiente de rostros desparidos y sin esperanza alguna. El perro fue elprimero en pasar.
-Señor perro, acerquese y digame, ¿cual es el continente mas grande del mundo?
El perro, que nunca abrio un libro, mueve los ojos de aqui para alla, mira a sus semejantes, ladra entono de rabia e introduciendo la cola entre las piernas, se acuesta para oir su condena como guardian de la casa.
Asi, en efecto, durante el largo juicio de preguntas y respuestas, fueron quedandoen la prueba un animal tras otro. El mono, que se creia muy habil no logro mas que hacer muzarañas.
al fin le llego el turno al cerdo, al pavo y al burro, los cuales esperaban peor suerte.
A esahora, con los rayos del astro rey agonizando sobre el ropaje del bosque, cada animal se resignaba a cumplir su destino.
Otra vez, la voz del profesor trono entre la inmensa arboleda:
-Usted, señorpavo, acerquese y conteste pronto: ¿cual es el continente mas grande del mundo?
Y el pobre pavo, con su largo cuello, desplumado y arrugado, pataleo, canto y por mucho que refunfuño, nada pudoresponder.
-Penado al honor para la cena de nochebuena - setencio el juez.
Entonces se dirigio al burro y apelo:
-¿usted oyo la pregunta, señor asno? ¡Responda!
El sofocado pollino jadeaba comodejando entrever su rica ignorancia respecto al concepto. Por tanto, se resigno a la vida de esclavo, cargando y cargando...
Hoceaba y fangueaba el cochino cuando la voz del maestro hizo eco en...
tracking img