Cuento infantil de valores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (582 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuentos populares

Cuento: La liebre y la tortuga
Érase una vez una liebre que no hacía más que burlarse de una tortuga por lo lenta que era. –¡Mirad, mirad todos, ahí va ese coche de carreras!–gritaba la liebre señalando a la tortuga–. ¡No corras tanto, Centella Veloz, que me mareo de verte pasar tan rápido! –Ya que presumes de ser tan rápida –contestó la tortuga–, ¿te atreverías a disputarconmigo una carrera? –Normalmente no haría caso de algo tan ridículo, pero ya que me has hecho pasar un rato divertido, mereces que hagamos una carrera. Trato hecho. La noticia corrió rápidamente por elbosque. –¡Es absurdo! –decía el erizo–. ¡Esa carrera es un disparate! –Todos sabemos que la tortuga es sensata; si ella ha propuesto la carrera es porque cree que puede ganar. –¿Ganar? –dijo lamofeta–. ¡Si la tortuga necesita un día entero para hacer el camino que la liebre recorre en una hora! –¡Bueno, bueno! –gruñó el búho–. ¡Ya veremos qué pasa el día de la carrera! Llegó el momento de lacarrera. –Preparados… Listos… ¡KIKIRIKÍ..! –gritó el gallo, dando la señal de partida. La liebre salió disparada y se perdió de vista, mientras que la tortuga no intentó ir más deprisa de lo que en ellaera habitual. Mientras los animales más veloces se dirigían hacia la línea de llegada, los más lentos se habían ido colocando a lo largo del camino para dar ánimos a la tortuga.

r

e

c

ur

s

o

–¡Vamos, vamos, compañera! –animaban los caracoles. –¡No te rindas! –gritaban los erizos. La tortuga iba concentrada en su carrera, plas, plas, plas, marcando siempre el mismo ritmo.La liebre, por el contrario, pronto se aburrió de correr. ¡Para qué iba a molestarse, si la carrera estaba chupada! “Me da tiempo a comer unas cuantas zanahorias…”, pensó. “El ejercicio me ha abiertoel apetito”. Pero después de comer le entró mucha sed y tuvo que ir hasta el río a beber. Y como el ejercicio y la comida le habían dado sueño, la liebre se echó a dormir debajo de un matorral....
tracking img