Cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2188 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“La Lluvia”
-Buenos días princesa
La mucama entró a mi recámara y abrió las cortinas, dejando entrar de golpe la luz del sol matinal. Me estiré como cualquier otra mañana, lentamente sacudiéndome el cansancio y el sueño. Mi cabello estaba enredado y desordenado, y por lo que parecía, mis ojeras delataban que me había desvelado más de lo que una princesa tenía permitido.
Jamás había cruzado losenormes muros que se alzaban frente al palacio, no salía mas allá de los jardines, y mis únicos amigos eran las mucamas, mi gato Gulliver y una que otra princesa de reinos cercanos que venían a platicar de vestidos y joyas costosas.
Mi madre llevaba seis años fallecida, y no tenía hermanos. Así que en realidad me encontraba muy sola. Me gustaba ver la lluvia caer desde mi ventana, porque nuestroreino, era uno de los más lluviosos de todos. Me deprimía con facilidad con los siempre grises días que acompañaban a mi aburrida y triste vida.
-Otro día más princesa, hoy tiene lecciones de piano, etiqueta, modales, postura, y...
-No me digas, ¿Otro pretendiente?
-El conde Lucas Henwell, del reino de Ginoldia ha venido a cortejarla
Suspiré tan ruidosamente que estuve a punto de romper otrade las reglas, pero por fortuna, mi mucama, Priscila, entendía lo que quería en realidad.
-Priscila, QUIERO SALIR DEL PALACIO, ¡ayúdame!-le rogué en cuanto vi que estaba dispuesta a salir de mi alcoba.
-Princesa Ivanna, sabe muy bien que no puede dejar el palacio-, son órdenes estrictas de su padre el rey-contestó con resignación
-No sé cómo es mi reino fuera de los muros, por favor, ayúdame asalir, sólo una vuelta por el pueblo antes de que llegue el conde, ¡Mi padre Jamás se dará cuenta!
Priscila sonrió y asintió, ella quería verme feliz y sabía que lo único que me haría posible serlo, sería conocer el exterior por primera y única vez en mi vida.
Me ayudó a peinar mi largo y pelirrojo cabello, y me vestí con el vestido más sencillo que tenía en el armario, con el propósito de nolevantar sospechas. Tuve que tomar “prestada” una capa negra de mi padre, y salí por la puerta de la cocina, que daba a los establos. Tanto ella como yo nos estábamos arriesgando a sobremanera al salir fuera de los muros, pero si era mi oportunidad de hacer menos infeliz mi estricta y aburrida vida, no dudaría ni un segundo, aunque mi cabeza rodara después.
Al bajar del carruaje en el que me habíaocultado, me encontré con el pueblo más pequeño y bello del mundo. Mi reino, Glenward, era hermoso; tantas personas vendiendo alimentos en las coloridas calles empedradas, niños corriendo y jugando, animales, aromas a pan recién horneado, y las flores de los alrededores, era el lugar más bello de todos, ni siquiera los jardines del palacio se le comparaban en belleza.
-Dejaré que explore elpueblo, y la veré enfrente de la fuente central en una hora para llevarla al palacio -dijo mi mucama-
Priscila desapareció entre un par de personas, y entró a una pequeña tienda. Miré a mi alrededor, era demasiada belleza como para inspeccionarla toda en una hora, pero tendría que intentarlo.
-Hola
Me di la vuelta y me encontré con él. Un chico de mi estatura, con grandes ojos pardos y cabellocastaño y alborotado que caía poco más debajo de su cuello. Su ropa estaba roída y desgastada, y cargaba sobre sus hombros dos tablas de madera, que se veían bastante pesadas.
-Parece algo perdida señorita, ¿Puedo ayudarla?-se ofreció amablemente
-No gracias, sólo estoy admirando el reino
-Bueno, no hay mucho que admirar, es muy pequeño
-¿Hasta dónde termina el territorio?-pregunté interesadamientras alzaba la vista entre las colinas
-Bueno, el límite es más allá de las cordilleras, pero nadie sale del pueblo, porque muchos se pierden en el bosque que lo rodea -Me aclaró dejando las piezas de madera en el suelo-
-Muchas gracias, ahora si me disculpas, quisiera seguir recorriéndolo- dije e intenté apartarme, pero él me bloqueó el camino
-¿Me permitirías acompañarte?, no es bueno que...
tracking img