Cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2298 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUENTOS PATAGONICOS

Teniente Coronel GUSTAVO ADOLFO TAMAÑO

El tren de la licencia

La brillante luna llena alumbra el grupo de soldados, que parados junto a la estrecha vía del ferrocarril, esperan en el silencio de la noche. Silencio solo quebrado por el crepitar de la nieve, pisada una y otra vez por pies inquietos por el frío y la espera. Un murmullo suave, de charlas adormecidas,se confunde con el cantarino sonido del agua de un arroyo cercano.

Impacientes miradas se dirigen a esos rieles, que nítidamente se recortaban sobre la blancura de la nieve. Un oficial, inquieto, observa en la esfera de su reloj, que ya es medianoche. Repentinamente, el lejano silbato de la locomotora, rasga la gélida noche, sacudiendo el adormecido grupo. Por unos instantes, el agudosonido reverbera entre los cerros, y cuando apenas se apaga, un segundo y más largo, seguido por la bronca exhalación de la máquina que arranca, anuncia su salida.

El tren ya ha partido de la estación, y avanza en una combinación de silbatos y el bramido del vapor. Las miradas se electrizan, los cuerpos se sacuden impacientes, mientras todos miran el esbelto puente metálico, cuya plateadaestructura brilla bañado por la luna. Al fin, después de tantos meses, volverían a juntarse con sus afectos, en la lejana Buenos Aires. Y ese tren, un verdadero sobreviviente del tiempo, era su pasaporte a la atrayente vida de la ciudad rioplatense. Los pensamientos y conversaciones, se interrumpen bruscamente, cuando el subteniente, con gesto imperativo y cortas órdenes organiza el grupo paraabordar el tren.

Como de la nada, surge de la cerrada curva, que precede al puente, el ciclópeo faro de la locomotora. Su negra figura se recorta entre las plateadas vigas, mientras desacelera pausadamente su marcha. Todos están listos, cargando sus bolsos portaequipos en sus hombres. La veterana Henschel, pasa frente a los hombres, entre volutas de vapor y destellos de fuego. En sus entrañas sesiente el agua bullir con fuerza. Detrás de ella, los lilliputienses vagones de madera, la suceden, con su carga de cansados rostros que, iluminadas por las suaves luces de los coches, observan la rara escena. Con un agudo chirrido de frenos, y entechocar de enganches se detiene.

En rápido movimiento los soldados ascienden al pequeño coche, y se sumergen en sus entrañas verdes claro.Diestramente, acomodan su equipaje, bajo la atenta mirada del subteniente y el sargento. Los pequeños y austeros asientos de madera prometen un viaje incómodo. En el centro, una estufa de carbón, brinda un ambiente tibio que contrasta con la cada vez más fría noche.

Arranca el tren, en una renovada zarabanda de silbatos y bufar de la locomotora. Mientras acelera su marcha, los soldados, yasosegados y somnolientos, intentan conciliar un sueño atrasado en los duros bancos del coche de segunda clase.

El subteniente los deja a cargo del sargento. Como privilegio de su grado, tiene plaza en el coche de primera clase. Seguido por su asistente cruza la plataforma en busca de la ansiada comodidad, para descubrir que su coche solo se diferencia por tener acolchados unos estrechosasientos que lucen tan rústicos como los de madera. Desilusionado, luego de disponer de su equipaje, se encamina hacia el coche comedor en busca de una mayor comodidad.

Un aroma de kerosene y milanesas dominan el triste ambiente. Resignado, se acomoda en una pequeña mesa. Con su detallista mirada estudia la escena. Una blanca cocina, con una garrafa a su lado, calienta una negra sartén, dondeunas milanesas se fríen en un aceite ya rancio. En un rincón, una estufa de kerosene, calienta el comedor. Más allá, unos pasajeros charlan por lo bajo. La débil luz eléctrica carga a sus rostros somnolientos de mayor tristeza. Una diligente señora, se encarga de atenderlo. A su inquisidora mirada no escapa su rellena figura, acentuada por su breve estatura y la gruesa ropa.

Mientras espera...
tracking img