Cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2240 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Zombies
En la oscuridad de la noche brillaban unas luces. El agente Rodríguez detuvo su patrulla e
informó por el radio:

- Aquí el patrullero Rodríguez, de la unidad ciento dos. Voy a investigar un vehículo que
está en un costado de la ruta. Aparentemente es una ambulancia. Posible accidente. En el
kilómetro ochocientos cuarenta de la ruta diez.
- Copiado - le respondió una voz -. Yava otra unidad en camino.

Rodríguez bajó de la patrulla y encendió la linterna. A unos cinco metros de la ruta,
inclinada hacia un lado en un terraplén, estaba la ambulancia, con la puerta de atrás abierta y
las luces de la sirena encendidas.
El pastizal era alto, por encima de la rodilla, por lo que Rodríguez avanzó con mucha cautela.
Levantó la linterna para iluminar la partedelantera. No había nadie allí, pero vio mucha sangre
y vidrios rotos. Rodríguez abrió la puerta y examinó detenidamente. La cantidad de vidrio sobre
el asiento le indicaba que alguien había roto la ventanilla desde afuera, y que tal vez sacaron al
conductor por allí.
Fue hacia la parte de atrás, también estaba vacía, y había sangre por todos lados.

Escuchó un ruido detrás de él, volteórápidamente y vio a un cuerpo irguiéndose hasta quedar
sentado sobre el pasto. Era una mujer vestida de azul, una enfermera, y tenía la mitad de la
cara destrozada.
Rodríguez tenía años en la carretera, y no se impresionaba fácilmente. Dio unos pasos hacia la
mujer y apoyó su mano en el hombro de ésta.

- Tranquila - le dijo -. Ya viene la ayuda. La mujer le agarró el brazo con una mano y lo mordióa la altura de la muñeca, arrancándole un trozo. Rodríguez retrocedió a la vez que sacaba la pistola.
- ¡Ah! ¡Maldita! - gritó Rodríguez. En ese preciso instante escuchó ruidos que venían de direcciones contrarias. Enfocó la linterna hacia un lado. Un hombre desfigurado, de rostro sanguinolento, corría hacia él; era el conductor. Al iluminar el otro lado vio alguien más se le acercabacorriendo; era el hombre que murió en la ambulancia y revivió como un zombie.
Sonaron unos disparos y después se escucharon gritos, los de Rodríguez.

Cuando llegaron otros agentes al lugar no encontraron a nadie. Solo vieron sangre por todos lados, y un rastro que se alejaba por el campo.
A la mañana siguiente, un niño jugaba con su perro en el fondo de una solitaria casa. De pronto el
perro sepuso firme en sus patas y ladró hacia el campo. El niño miró hacia donde aquél ladraba,
viendo a cuatro personas que se acercaban con paso desparejo y vacilante.

Los muertos no pueden hacer daño...
Ramón llegó a la empresa donde trabajaba, y Paula, la muchacha que atendía las llamadas, lo
recibió con una gran sonrisa, cosa que lo hizo sospechar.

- Hola - saludó Ramón - ¿Qué pasa, quées lo gracioso?
- Ya te lo cuento - le contestó Paula, que estaba sentada tras un escritorio - Adivina en dónde
tienes que trabajar - le dijo Paula mientras colgaba el teléfono.
- No sé, si fuera adivino no trabajaría aquí ¿Dónde?
- En una funeraria. Se les descompuso el aire acondicionado. Aquí está la dirección - y le dio
un papel.
- Eso era lo gracioso. Apuesto que los otros estuvieronbromeando sobre eso ¿No?
- Claro que sí, para eso están los compañeros ¡Jajaja! Los muchachos dicen que no aceptes si te
quieren pagar con un cajón.
- Muy graciosos ja ja. Me voy, alguien tiene que trabajar en esta empresa - dijo Ramón, algo
molesto, no por la broma de sus compañeros, sino porque realmente le temía a los muertos.

Ya en la funeraria, un hombre vestido de traje negro, alto ydelgado, lo llevó hasta la habitación
que tenía el problema, en la cual había varios ataúdes. El hombre alto se retiró con paso solemne,
muy acorde a su profesión, y dejó a Ramón solo.
Había caído el sol, y hasta aquella habitación no llegaba ni el más mínimo rumor de la ciudad.
Ramón le echó una larga mirada a los ataúdes que lo rodeaban, y sintió ganas de salir de allí
corriendo....
tracking img