De quien sabe lo que no sabe

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7303 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DE QUIEN NO SABE LO QUE SABE

Miguel Angel Albán Rivera

Capítulo I
Quizá escribiendo poco a poco mi relato será menos confuso, pues yo Isaac no soy Isaac pero si lo soy, o mas bien dicho solo a veces lo soy, será mejor no darle más vueltas al asunto, porque sino yo mismo terminaré creyéndome lo que soy en realidad o sea lo que no soy.
La ultima vez que habría despertado me encontraría enun olor, esa fue mi primera impresión, no creía haber despertado en mi habitación, en una calle o en el cuarto de una mujer, no, mi impresión fue despertarme en un olor, un olor que repugnaba, y no hay que confundirse, no era apestoso, como un mercado de pescado, o la orina seca en las paredes impregnadas por un borracho que nunca llego a casa. Para nada comparado con esos olores, era un olorsimilar al que se siente cuando se entra a un jardín que está en lo profundo de un bosque, pero para mí era repugnante, no lo supe en ese momento la razón por la cual ese olor de fruta fresca me causaba tanto desprecio, tampoco lo supe en el momento en el que abrí los ojos, y ahí estaba. Ojala jamás hubiera despertado en aquella habitación.
Cuando me levante, escuché como lentamente se rozaba elpicaporte de la puerta con los dientes de una áspera llave y para mi duró una eternidad ver como giraba el picaporte contra las manecillas del reloj, o hasta llegar a su tope, sentir esa desesperación de no saber quien cruzaría aquella puerta, no sabía quien era, no sabía donde estaba, rápidamente traté de reaccionar, pero por más que quería no respondían, no estaban en si, el temor rodeó mi cabeza, yobligo a caer gotas tan frías como el hielo por mi ancha frente, no podía reaccionar, mi cabeza pensaba pero mi cuerpo se convirtió en el cuerpo de otro y ya no estaba bajo mi dominio, ahora era el miedo quien controlaba mi cuerpo, traté de reaccionar clavándome un cristal roto en la pierna, de alguna botella vieja que se encontraba junto a la cama que desperté, e instantáneamente el dolor cobróla reacción de mi cuerpo y rápidamente sin gritar, me encerré en el armario.
Ahí fue la primera vez que la vi, pero también era la segunda. Apenas vi su cuerpo tan hermoso que se movía junto con su largo pelo negro que bajaba por su espalda como bajan las amapolas de su rama, su mirada penetrante me recordaban unos deseos ambiguos y sus labios color rubí tan beligerantes, apenas vi esa mujer tanhermosa me di cuenta que ella era quién portaba tan repugnante olor, era ella quién me agobiaba en el momento de inconciencia, que despertó mi ansiedad y mi miedo, y lo único que me pasaba por la mente era saber quién era esa mujer.
Quise salir corriendo pero mejor me quede ahí, ella se veía desesperada, como que al no encontrarme ahí presente, correría un grave peligro, una desesperaciónparecida al de una madre cuando se le pierde un ijo. Buscó por todos lados hasta que dio conmigo
-Qué mierda haces escondiéndote –Me dijo la mujer, por supuesto yo no respondí, no sabía como reaccionar en ese momento, ella me hablara como si me conociera, se sentó riéndose en un sillón, que estaba frente al armario junto a la cama. Y me dijo
–Estamos hundidos, si talvez no me hubieras conocido, nadade esto hubiera pasado
Ahí fue el momento en el cual mi condición llego al grado de desesperarme, y reaccioné de manera inconcebible dentro de mi ser, y gritándole le dije que se calle, que deje de hablar como si me conociera pero aunque alla reaccionado tan precipitadamente, mi mente se permanecía calmada, como el mar amanece en un verano desolado, tan calmado que empecé a divagar en mis ideas,y me preguntaba, esa no era la primera vez que me despertaba sin saber como llegaba y no recordaba nada, toda mi vida pensé sufrir de narcolepsia, que perdía mi conciencia, que mi cerebro se desconectaba y olvidaba respirar, solo creía que dormía, pero esa mujer aumentó mi desesperación. Ella era quien me trajo una enorme confusión, y a la vez me hizo dar cuenta de tantas incógnitas que tenia en...
tracking img