Del burgo a la industrialización

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2649 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Provisión imaginaria
ÁLVARO ZAMORA

En Los senderos de la imaginación infantil Georges Jean recuerda a Federico, personaje de Léo Lionni, cuya historia sirve para destacar, entre otras cosas, el valor de lo imaginario en la vida cotidiana. Federico pertenecía a una comunidad de ratones. Cierta vez, presagiaron un clima hostil y supieron que debían prepararse. Trabajos sin pausa: acumularonprovisiones, acondicionaron el hogar, tejieron frazadas y abrigos. Él no hacía más que contemplar el cielo, los árboles, el río y tal comportamiento le granjeaba animadversión. El mal clima llegó antes de lo previsto. Los ratones se refugiaron en su cueva; durante algún tiempo lo acumulado rindió provecho. Semanas corrieron; los víveres empezaron a escasear. El frío se impuso, había tristeza,aburrimiento; temores de muerte salpicaron el lugar. Entonces aquel ratón, aislado y marginado hasta ese momento, empezó a contar historias: una de nubes teñidas por el sol en la tarde, otra sobre un camino poblado de flores; recuerdos del charco donde solían retozar y de una brisa cálida, que viene a la región en el estío. Al principio, se acercaron los pequeños, después lo rodeaba el grupo entero, cadamañana y cada noche, cuando apetitos y humedad invadían las horas. Gracias a Federico -que había acumulado tales reservas- los ratones pudieron sostenerse y renovar ánimos, pues una comunidad "no solo de pan vive, aunque no signifique que pueda prescindir de él y vivir de sus sueños. La vida imaginaria es, pues, mucho más que una necesidad de la vida: es una necesidad fundamental" Oean, 1990,210). ¿Será, ciertamente, una necesidad fundamental, como plantea ese autor? En otro tiempo, lo negaban. Platón le asignó un estatuto vacuo, engañoso como las sombras y los espejismos, aunque no se negóa explotar sus poderes (mitos, alegorías, metáforas). Descartes y muchos otros, en la filosofía moderna, consideraron los fenómenos imaginarios con cierto desdén epistemológico, pese al criterio-añejo, generalizadode que la imaginación "juega un papel decisivo, aunque misterioso, en la creación artística"(Beardsley y otros, 1997, 50) Y "se instala en el corazón del juego [...] los sueños, el humor, el chiste, la caricatura, la ironía" (Lapoujade, 1988, 10). No obstante, los modernos abrieron caminos para la investigación del tema. La filosofía crítica y el pensamiento contemporáneo redefinieronel interés por el tema, tanto desde el punto de vista epistemológico, como en la perspectiva históricosocial y psicológica, "especialmente en el proceso creador y en los efectos del arte sobre el

observador" (Beardsley y otros, 1997,50). La imaginación -que hemos abordado gracias a un cuento de ratones- se plasma en formas diversas. Arte y literatura son incomprensibles sin ella; asimismo, laactividad onírica y la locura. También coadyuva en la elaboración de modelos científicos, es necesaria en el diseño de artefactos, de ciudades, del entorno y del porvenir. Veamos esto con mayor detalle. En el arte, la materia del objeto es soporte permanente de alguna irrealización. Autores como Jean Paul Sartre han mostrado que todo objeto artístico es, simultáneamente, cosa material eimaginaria. Más aún, el ser irreal vampiriza al objeto real], pues, paradójicamente, la función estética de la obra procede del estatuto imaginario que artista y público le confieren. Con otras palabras: no entramos en el museo para observar ese pedazo de mármol, sino para mirar a esa madre, que abraza tiernamente a su hijo. Frente a ella, a tres metros, han dispuesto un autorretrato de Enrique Echandi,pintor de la generación academicista costarricense; a su lado, un rostro inquietante, en blanco y negro. Nuestro interés se dirige a esos hombres pintados, que parecen observar al visitante. En realidad, ellos no miran, pero yo me conmuevo, pues participo de su presencia irreal. Lo mismo sucede con la perspectiva de aquel cuadro: es falaz, ha sido representada en un plano de dos dimensiones. La...
tracking img