Del uso de los cereales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3256 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA EQUIDAD ES LA BASE DE LA PAZ

Esta es una evaluación de la vida en mi comunidad.

CENTENA-ENA
Evaluación de la sustentabilidad comunitaria

Bajo la dirección de lisa Jones

por lorenzo santamaria

Palmira, noviembre de 2009

Primera parte:

Sentido del Lugar. Disponibilidad, Producción y Distribución de Comida.Infraestructura, Edificios y Transporte.

Hola linda: Tal vez en armonía, es decir, cantando juntos, en el mismo tono, en la escala justa, No vivimos nadie por esta aldea. Pero digamos que
vivimos una paz negociada.

Vivo en un bosquecito rodeado de potreros de vacas, en medio de marraneras donde los porqueros privilegian el derecho al trabajo sobre el derecho a la vida, a la que arrojansus porquerías. Mis vecinas, aguardan que en algún rincón o en algún claro de mi bosque siembre yo cualquier semillas, para ellas lanzar gallinas polonesas especializadas en impedir que cualquier vegetariano prospere. Para cerdos y gallinas, no hay ley. Pagan con su vida el haberse convertido en dueños de la vida, de la salud, del olor de la brisa, de la pureza del agua, de la sensibilidad a losacontecimientos (son prácticamente insensibles). Pero tengo con ellos un punto a favor. Existen en la naturaleza tres actitudes animales domésticas, la del perro que se cree inferior a uno. La del gato, que se cree superior a uno. Y la del marrano que se cree igual a uno. Jamás estos porqueros me considerarían inferior a ellos. Y así en la igualdad y la conciencia que la paz consiste en no pasar alcampo del derecho ajeno, coexisto con esta colonia de carniceros sanguinarios a los cuales no puedo culpar, ni cuestionar, ni
molestar.

Así, vivimos en paz y en armonía con las piaras de cerdos, con los galpones de pollos, con las jaulas de ponedoras, y con el pasto de corte que se
apodera de los bosques municipales. Los capitalistas son los actores del
proceso. Con elresultado de sus negocios construyen grandes cajones de
ladrillo calado, con forjas de hierro en ventanas y puertas, las rodean de
perros y de familias de pastores de vacas, que cuidan los potreros limpios
de sus fincas, mientras ellos permanecen en la ciudad encerrados haciendo
dinero en sus oficinas. Así, somos una legión de cuidanderos de la tierra,
al modo de la colonia europea española,alrededor de un vegano solitario,
como excepción que confirme cualquier regla. Todos nos conocemos, nos
hacemos bromas, y después de la primera inhalación de porquería porcina, el olfato se vuelve insensible; después del primer insulto grotesco, todo
parece un cortejo; después de la primera mentira que aspira a convertirte en
marrano, todo se vuelve una farsa. Una tranquila, dolorosa y pacificafarsa.

Mi comunidad somos un conjunto de aparceros campesinos que rodeamos los fundos medianos de las burguesías municipales, de los cuales se obtiene el salario. Una carretera y seis callejones, unas trescientas personas. Cada
casa esta rodeada de un suelo, ora más pequeño, ora más grande, donde cuidan huertas de pan coger o jardines de juego.

Los ancianos sabemos todos de plantas. Unos demuchas, otros de pocas, pero con la comunicación el saber permanece activo al servicio de la comunidad. Se usan los cítricos, las epifitas de los aguacates, las yerbas europeas usuales, de las plantas silvestres nadie con excepción del suscrito, solo lo que con el transcurso de las necesidades y los remedios les he ido enseñando. Vida silvestre algunos barrancos donde el ganado no alcanza a ponersu pata y una legión de enjambre de humanos de la raza negra, que ocupan los espacios para refundar asentamientos europeos, a los que imitan como si ellos fueran su alma. El ingreso de cemento, negocios de tierras
vírgenes, cercamiento de tierras baldías, dispersamiento de los bovinos, y
la búsqueda de pastos de corte, erradica a toda velocidad los relictos
nativos y silvestres de los cuales...
tracking img