Deontologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4497 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
* MORAL Y RELIGIÓN
En la más reciente filosofía ética, se mantiene vigorosamente que la acción moral correcta es completamente independiente de la religión. Esto es lo que mantienen las escuelas Evolucionista, Positivista e Idealista. Y se ha llevado a cabo una activa propaganda con objeto de reemplazar esta moral independiente por una moral basada en las creencias del Teísmo. Por otra parte, laIglesia siempre ha afirmado que ambas están esencialmente conectadas y que la observancia de la ley moral es imposible fuera de la religión. Esto es una consecuencia necesaria de su doctrina respecto a la naturaleza de la moral. La Iglesia admite que la ley moral se puede conocer por medio de la razón: porque la regulación adecuada de nuestros actos libres, que es la esencia de la moral, consistesimplemente en su correcta ordenación con objeto de perfeccionar nuestra naturaleza racional. Pero la Iglesia insiste en que la ley obliga en última instancia por la voluntad del Creador, quien formó nuestra naturaleza y quien nos impone sus mandatos como un deber; y que su sanción última es la pérdida de Dios, como consecuencia de su violación. Es más, entre las obligaciones que prescribe la leymoral hay algunas que están relacionadas con la misma Divinidad y, como tales, son de suprema importancia. Allí donde la moral está divorciada de la religión, la razón podrá, sin duda, permitir al hombre reconocer ampliamente el ideal hacia el que apunta su naturaleza. Pero hay que buscar más allá pues, de lo contrario, el hombre desatenderá alguno de sus deberes más esenciales. Es más, perderálos fuertes motivos de obediencia a la ley proporcionados por el sentido de obligación hacia Dios y el conocimiento del tremendo castigo que se deriva de su incumplimiento (motivaciones que la experiencia demuestra que son necesarias como salvaguardia contra la influencia de las pasiones). Finalmente, sus actos, aunque estén de acuerdo con la ley moral, no estarán basados en la obligación impuestapor la voluntad divina sino en consideraciones sobre la dignidad humana y sobre lo que es bueno para la sociedad. Sin embargo, estas motivaciones no pueden ser consideradas, estrictamente hablando, como obligatorias. Pero donde falta una razón que obligue, los actos carecen de un elemento esencial para que sean verdaderamente morales. Además, en relación con esto, la Iglesia insiste en la doctrinadel pecado original. Enseña que, en nuestra situación actual, hay una cierta oscuridad que empaña la visión que la razón tiene de la ley moral, además de un enfermizo apetito de independencia que nos empuja a transgredirla y una falta de control total sobre las pasiones; y que por culpa de esta tacha heredada, el hombre, a menos que sea ayudado por Dios, no es capaz de observar la ley moral a lolargo del tiempo. Newman ha descrito admirablemente, desde un punto de vista psicológico, esta debilidad en nuestra aceptación de la ley moral: "el sentido del bien y del mal . . . es tan delicado, tan vacilante, tan fácil de ser confundido, oscurecido, pervertido, tan sutil en sus métodos argumentativos, tan influenciable por la educación, tan manejable por el orgullo y la pasión, tan inconstantea lo largo del tiempo que, en la lucha por la existencia entre los diversos ejercicios y triunfos del intelecto humano, este sentido es, a la vez, el mejor de los maestros y el menos luminoso"
Se alega que existen varios hechos que vienen a demostrar que la moral puede disociarse de la religión. Se insiste en que (1) los pueblos más primitivos no relacionan sus creencias religiosas con elcódigo moral que poseen; y que (2) incluso cuando la conciencia moral y el sistema religioso han alcanzado un alto nivel de desarrollo, las esferas de la religión y de la moral se contemplan a veces como separadas. Así, los habitantes de la Grecia clásica estaban influenciados en cuestiones de moral más por conceptos no religiosos, tales como la vergüenza natural (aidos) que por el temor a los...
tracking img