Derecho a la ternura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1319 palabras )
  • Descarga(s) : 25
  • Publicado : 15 de junio de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
1.Autor.

Luis Carlos Restrepo (nacido en Filandia, Quindo, en 1954) es psiquiatra y filsofo, y desde la publicacin, en 1983, de su primer libro, Libertad y locura, ha venido sondeando un discurso literario, ldico, antirretrico y antiacadmico que subvierte, por una parte, la tradicional imagen autoritaria de quien escribe desde el saber y su prctica (el psicoterapeuta), y, por otra, los propioslmites disciplinarios, pretendidamente cientficos, de su formacin. En otras palabras, voluntariamente Restrepo ha querido escribir ensayos libres sobre sus temas personales de reflexin, procurando acercar su lenguaje a la vitalidad interior que probablemente busca en sus pacientes.
Su postura es considerada hoy de vanguardia en lo que toca a la "funcin social" de los individuos y su derecho ala libertad real; creo que esa lucha por la libertad y por la reivindicacin de los espacios interiores (no "privados") del hombre est estrechamente relacionada con su eleccin del ensayo como instrumento de expresin "no autorizada", como expresin gratuita (y ello a pesar de la carga de saber y de experiencia profesional que hay detrs).

2.Valor supremo: Concepcin de la moral y tica.

El valorsupremo de esta concepcin es "El derecho a la ternura".

En "El derecho a la ternura" del escritor colombiano Luis Carlos Restrepo se aboga por una subjetividad amorosa, sensible, afectiva, acariciante, frgil posibilitadora y propiciadora de la singularidad, la diversidad y la convivencia humana.
Ms que una atribucin de gnero, la ternura es un paradigma de convivencia que debe ser ganado en elterreno de lo amoroso, lo productivo y lo poltico, arrebatado palmo a palmo, territorios en que dominan desde hace siglos los valores de la vindicta, el sometimiento y la conquista afirma el escritor, poltico y psiquiatra colombiano Luis Carlos Restrepo.

3.Evolucin histrica de esta concepcin.

Una evolucin histrica, como tal, no la hay; debido a que esta concepcin tica es relativamente nueva ysu mayor exponente es Luis Carlos Restrepo con su libro "Derecho a la ternura" en 1994, como ya se ha mencionado anteriormente. Pero si podemos mencionar algunos personajes histricos que invocaban y hacan elocuencia de esta concepcin en sus vidas.
Jos Mart, quien fue al mismo tiempo un guerrero en la lucha cubana contra la dominacin espaola, un profeta de la Amrica libre y un poeta de nuestratierra y de nuestra gente, quien expres esta bella leccin poltica: "Los pueblos deben vivir criticndose, porque la crtica es la salud; pero como un solo pecho y una sola mente. Descender hasta los infelices y levantarlos en los brazos! Con el fuego del corazn, descongelar la Amrica coagulada!" (Mart, 1983, p. 199). Tal vez se pueda ver el ncleo de una poltica de la ternura, que junte firmeza depropsitos y conocimientos de "Nuestra Amrica" con la compasin por los "infelices".
En el ensayo, "Maestros ambulantes", Mart describe los profesores que recorreran los campos para conversar con los campesinos. Ellos llevaran "no slo explicaciones agrcolas e instrumentos mecnicos; sino tambin ternura, que hace tanta falta y tanto bien a los hombres" (Mart, 1992, p. 289). Explotara una "invasin dulce","una campaa de ternura y de ciencia" (p. 291). As l tenga una enorme fe en la ciencia, no habr para l una nueva sociedad sin ternura, sin la prctica de la generosidad.

Mart es el inspirador de una estirpe de revolucionarios como Camilo Torres, Che Guevara y actualmente el comandante Marcos. Como lo deca el Che en sus discursos:

"Permtanme decirles, con el riesgo de parecer ridculo, que elrevolucionario verdadero es guiado por grandes sentimientos de amor. Es imposible pensar en un revolucionario autntico sin esta cualidad. Tal vez sea uno de los grandes dramas del dirigente; este debe unir a un espritu apasionado una mente fra y tomar decisiones dolorosas sin que se contraiga un msculo" (Guevara, 1991, p. 36)

Segn Paulo Freire, que la educacin es un acto amoroso, quien educa se...
tracking img