El derecho a la ternura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (936 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL LLAMADO

Hallándome abatido después de un largo y tormentoso día, me vi en mi recamara, recostado sobre el lecho, viendo que mi mente era y no era, ciertamente un estado muy extraño a mivoluntad, al parecer me convertí en un vigía de mi propio sueño.
Después de algún tiempo, no sé, al menos una hora, sentí cierta liviandad, extraña al inconsciente del sí mismo, era un aire de misterio, unabrisa extasiad ora. En cierto momento escuche que alguien me llamo, pronunciando mi nombre tres veces, entonces, la duda invadió mi espíritu, y sin reparar en lo que pudiera pasar me levantelentamente, y al levantarme sentía como si fuese una cinta despegándose, rara sensación.
Una vez que estuve de pie, algo sucedió, con gran sorpresa vi mi propio cuerpo acostado sobre la cama, en verdad medije ¡Enigmas, Enigmas! , en ese mismo instante volví a escuchar mi nombre, resolví dar media vuelta mirando hacia la puerta del dormitorio.
¡Qué Impresión tan fuerte! Allí yacía un Ser, era deconstitución perfecta, brazos alargados místicamente como los del mismísimo San Francisco de Asís, piernas gruesas y fuertes como un par de robles, y su rostro… su rostro poseía una belleza fuera de estemundo, sus cejas eran negras y pobladas, separadas de forma perfecta, su nariz era respingada como la de un Apolo griego, y sus ojos tenían el color de los reyes ¡hermoso topacio! , sus pómulosirradiaban una luz hermosa, su frente amplia y limpia, demostrando que poseía una gran sabiduría, y sus cabellos eran largos y ondulados, parecían el mismo ondular del rio Jordán.
Las vestiduras que este Serportaba eran sencillas y hermosas, usaba una túnica de color violeta y un cordón amarillo que hacia la vez de cinturón.
Y lo más extraño a mi parecer fue observar que en su mano derecha empuñaba unaespada, pero no era una espada común y corriente, era de fuego, parecía fuego líquido, realmente extraño en verdad.
Él parado bajo el marco de la puerta, estaba inerte y contemplativo, me miraba a...
tracking img