Derecho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5293 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ACTIVISMO (bueno y malo)
EN LA JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA[1]

I. Introducción:

a) El Activismo: Si bien estamos en presencia de un término usual y bastante difundido, no está de más esbozar una definición de lo que entendemos por “activismo”, sólo a los fines de este trabajo y sin pretender elaborar un concepto exhaustivo de tan difícil asunto.

Elprofesor Morello realiza una aproximación a ella al referirse a la creatividad de las sentencias, al protagonismo del tribunal y al aggiornamento del servicio de justicia[2]. Consideramos que a ello podría agregarse que una sentencia es propia de un ejercicio activista de la judicatura cuando el tribunal, además de solucionar el caso concreto traído a su juzgamiento, envía señales innovadoras a los demáspoderes, a los jueces inferiores y a la sociedad en general, tendientes a generar un cambio en la legislación, o en la jurisprudencia, o en las costumbres (respectivamente). Esas señales pueden consistir, por ejemplo, en:

“Crear” derechos, es decir, garantizar la protección de un derecho no enumerado por considerarlo de raigambre constitucional, ampliando así la nómina de derechos protegidos.Ampliar las garantías procesales para la protección de los derechos, sea mediante nuevas garantías o mediante la interpretación amplia de las existentes.

Señalarle al Congreso la necesidad de una reforma legislativa en determinada materia.

Allanar los caminos procesales para facilitar y homologar el accionar del gobierno, a través de un salto de instancias.

Convalidar normas deemergencia restrictivas de los derechos fundamentales.

Convalidar excesos del poder en general.

b) El Dilema: En la doctrina procesalista argentina Gozaíni plantea la existencia de un “conflicto que enfrenta a dos sectores bien diferenciados en nuestra ciencia: quienes propiciamos el activismo responsable del juez, frente a los que sostienen que esta dinámica destruye las garantíasconstitucionales que implementa el debido proceso (garantismo procesal)”[3].
El mismo autor[4] define al garantismo como la postura doctrinaria según la cual el proceso judicial se basa en la constitución, de modo tal que a nadie se le puede privar del debido proceso adjetivo, lo que supone entablar un conflicto entre dos partes donde el juez debe ser imparcial (independiente) e impartial(es decir, equidistante de ambas partes). Este juez dirige el debate entre las partes garantizando permanentemente la bilateralidad y el derecho a la contradicción. De ese modo, todo el proceso queda gobernado por el principio dispositivo, según el cual no hay proceso sin petición de parte, ni actuación de oficio del órgano jurisdiccional. Con esas bases, esta escuela concluye que “El activismojudicial violaría las reglas de bilateralidad y contradicción”.
Se plantea de este modo un antagonismo, una disyuntiva frente a la cual parecería que el juez debe ser garantista y que todo intento de activismo es disvalioso.

c) Objeto de este trabajo: En ese marco conceptual, y planteada esa disyuntiva, el propósito de este trabajo es el de demostrar que ese antagonismoentre activismo y garantismo no es aplicable a todos los casos de activismo judicial. Es decir: no todo activismo va en detrimento del garantismo y no siempre que un tribunal actúa de manera “activista” lesiona las garantías procesales básicas, sino que, en algunos casos, el resultado puede ser –justamente- el de reforzar esas garantías.

En otras palabras: Como es dable apreciar en losejemplos referidos más arriba, no todas las decisiones que encuadran en lo que denominamos “activismo judicial” son saludables desde el punto de vista del adecuado control del poder, de la ampliación de la nómina de los derechos y las garantías y de la seguridad jurídica (para mencionar sólo algunos de los valores a defender por el máximo tribunal, que a la vez son los fines esenciales del...
tracking img