Derechos fundamentales y la lucha antiterrorista. una visión práctica y realista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5201 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
RESTRICCIÓN DE DERECHOS FUNDAMENTALES
Y LUCHA ANTITERRORISTA, UNA VISIÓN PRÁCTICA Y REALISTA

Presentado al dr. Francisco Javier Díaz Revorio
Profesor Titular del área de Derecho Constitucional
Universidad Castilla – La Mancha
España.

Artículo con ocasión de la libertad de pensamiento y expresión.

“Ayer, 7 de diciembre de 1941, un día que vivirá en la infamia, los Estados Unidos de Américafueron atacados deliberadamente y por sorpresa por las fuerzas navales y aéreas del Imperio del Japón… Como Comandante en Jefe del Ejército y a Marina, he decretado que se tomen todas las medidas necesarias para nuestra defensa. Con la confianza en nuestras fuerzas armadas, con la indudable determinación de nuestro pueblo – lograremos este triunfo inevitable – con la ayuda de Dios.” Franklin DelanoRoosvelt.
“Se debe preferir la acción a la crítica”. Theodore Roosvelt (premio nobel de paz
“Los peores enemigos son aquellos de los que el hombre no piensa defenderse”. Arturo Graf.

Los grandes pensadores de la humanidad han desarrollado sus teorías en todos los campos del conocimiento, conforme a la realidad social que tuvieron la oportunidad de vivir. El hecho histórico no puede desligarse delpensamiento humano que origina un modo de ver esa realidad actual desde un punto de vista particular.
La política, el Estado y el mismo derecho no han sido la excepción a esta directriz; las distintas corrientes filosóficas han explicado suficientemente cada uno de los hechos históricos relevantes que marcaron la diferencia y el cambio de pensamiento.
Hoy no puede ser distinto de como ha ocurridodesde los principios de la humanidad. Los avances científicos, la evolución (aunque debería decir la involución) del hombre, los enormes progresos tecnológicos, la lenta pero evidente transformación de la sociedad y la inmutable naturaleza bélica humana, han seguido su natural curso y han desembocado en el surgimiento de una nueva concepción gracias al acaecimiento de hechos históricos que marcaronun hito en la manera de concebir el derecho.
Lo que resulta indiscutiblemente cierto entonces, es que el pensamiento humano no puede desligarse del acontecer histórico y en ese orden de ideas ha de entenderse el proceder reaccionario humano para seguir manteniendo la débil frontera entre el caos anárquico y el delicado orden social.
Así entendidas las cosas, no resulta extraño admitir que desdeel lamentable y tan reprochado suceso terrorista del 11 de septiembre de 2001 en contra de Estados Unidos, el mundo ha dejado de ser el mismo. La internacionalización de la justicia y la cooperación internacional contra el terrorismo se han puesto las botas de combate para repeler pero también para prevenir, a futuro, nuevos acontecimientos abominables de este tipo.
Lejos de pretender abrir lapolémica sobre la política antiterrorista norteamericana, o de entrar a poner el dedo en la llaga con la hipótesis que ha surgido con ocasión de la enérgica reacción de Estado Unidos para proteger a sus ciudadanos y que maneja el discurso de que Norteamérica conocía perfectamente lo que se avecinaba más dejó que los terroristas atacaran para poder justificar una defensa ofensiva cuyo último fin no eraotro que el interés económico para apoderarse de los recursos naturales del Medio Oriente; lo que se busca es mirar el problema del terrorismo y la política antiterrorista desde el punto de vista de los realmente afectados: las víctimas.
Resulta inconcebible para quien modestamente escribe este artículo, que para un país o para sus gobernantes, tenga mayor peso el egoísta sentido económico quepotencialmente se podía obtener, que el valor de 2749 vidas humanas y el impresionante desaparecimiento de uno de los íconos emblemáticos, precisamente, de la economía mundial como lo era el World Trade Center.
De hecho, podríamos añadir, sin el ánimo de ahondar más sobre un asunto tan absurdo que no vale la pena ni contemplar, que el Ejecutivo norteamericano no podía conocer la magnitud de las...
tracking img