Desarrollo profesional del médico general

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9800 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DESARROLLO PROFESIONAL DEL MÉDICO GENERAL,
UNA CUESTIÓN PERSONAL (Y MÁS)
Juan Gérvas1, médico general, Canencia de la Sierra, Garganta de
los Montes y El Cuadrón (Madrid), Equipo CESCA (Madrid)
jgervasc@meditex.es
www.equipocesca.org
1 Este texto se elaboró para un libro sobre desarrollo profesional en Medicina
General/Atención Primaria, que no salió como tal, y fue escrito mientras elfirmante todavía era médico general rural, antes de su jubilación (en enero de
2010). Este texto se distribuye bajo licencia Creative Commons by-nc-sa 3.0,
por lo tanto se puede distribuir libremente y reelaborar a condición de citar al
autor, no utilizarlo para fines comerciales y mantener el producto subsiguiente
bajo este mismo tipo de licencia (licencia completa).
1
INTRODUCCIÓN
Aprenderes consustancial al vivir.
Aprendemos desde el nacimiento hasta la muerte.
Aprendemos mediante dos características básicas del ser humano: curiosidad y
asombro (1).
Llamamos curiosidad al afán de saber sin un fin determinado.
Es asombro la impresión causada por algo inesperado.
Estos dos mismos principios básicos guían el desarrollo profesional del médico
general pues ambos son la base deese afán imposible de pretender dar
respuesta adecuada a la humana variedad en el sufrimiento. Estos dos
principios afectan a la esfera personal. Las instituciones es que trabaja el
médico general son ajenas por naturaleza a cuestiones tan aparentemente
banales como la curiosidad y el asombro. De ahí que el desarrollo profesional
tenga su fundamento en lo personal, en el afán natural y básicode aprender
del ser humano.
Cuando un médico general deja de sentir curiosidad en el ejercicio de su
profesión, está muerto para la misma. Sentir curiosidad es aprender sin objetivo
definido claro, es aprender de todo y de todos, aprender en lo científico y en lo
humano. La curiosidad permite aplicar ese conocimiento general en la práctica
clínica; es decir, utilizar lo aprendido sinobjetivo aparente en la mejora de la
respuesta a los problemas del paciente.
La curiosidad es la respuesta útil ante retos imposibles. Y ejercer de médico
general es pretender ser capaz de dar respuesta prudente a los hechos clínicos
diarios, desde la frecuente infección respiratoria alta al infrecuente dolor
2
torácico en el paciente con retraso mental y deficiente capacidad verbal. Tenercuriosidad, tener afán de saber sin un fin determinado, es condición básica y
necesaria para mantener una vida profesional activa. Sin curiosidad morimos
para la práctica como médicos generales.
Cuando a un médico general le empieza a parecer “normal” todo lo que ve en
la clínica, cuando pierde su capacidad de asombro, está muerto para su
profesión. No hay nada “normal” en nuestros pacientes puescada situación y
cada caso es particular, especial y distinto. Es asombroso lo que cuentan los
pacientes y lo que sufren, es asombrosa nuestra respuesta, es asombrosa la
organización sanitaria en que trabajamos y es asombrosa la sociedad en que
vivimos. Basta distanciarse intelectualmente un poco para empezar a ver cosas
y casos inesperados donde, lastimosamente, muchos sólo ven “gripes, mocosy
recetas”. Por ejemplo, asombra la madre que por agarofobia se declara incapaz
de entrar en la iglesia el día de la primera comunión de su hija mayor (lo que
provoca un conflicto sonado) y asombra la persistente etiqueta de “crisis
comiciales” de esa misma hija por los neurólogos cuando lo que hay
probablemente en el fondo es un (esposo y padre respectivamente) licenciado,
sobre-formadopara su trabajo de alguacil.
Asombrarse en el ejercicio de la profesión es condición básica y necesaria para
mantener un trabajo clínico de calidad, para no morir en el intento. Sin asombro
seremos médicos generales muertos vivientes, puras fachadas de un interior
amargo carente de autoestima.
La curiosidad y el asombro se sustentan en seis cuestiones, los “seis hombres”
de Rudyard Kipling:...
tracking img