Diagramas de flujo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13154 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 2 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 16

Redescubrir la política: votos en vez de balas

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Informe Nacional de Desarrollo Humano Colombia — 2003

Agradecimientos Colaboración: Mauricio Archila, Álvaro Delgado, Ximena Holguín, Carlos Rodríguez y Carlos Salgado. Recuadros: Jaime Castro, Comisión Colombiana de Juristas y Fernando Londoño Hoyos.

372

Página anterior:Foto 16.1 Plaza de Bolívar de Bogotá • Foto: Archivo El Tiempo.

El conflicto, callejón con salida

L

os Capítulos  a  se ocuparon de las políticas o “políticas públicas”, en el sentido del inglés policies, esto es, el del conjunto de objetivos, normas y programas del Estado en un campo determinado. En éste y en el próximo capítulo se hablará de “política” en el sentido de reglas ymedios para decidir el acceso al poder (politics). A la célebre frase de Clausewitz, “La guerra es la continuación de la política por otros medios”, respondió Schmitt con la idea de que la “política es la continuación de la guerra por otros medios”. Esta segunda tesis tiene dos significados diferentes e igualmente valederos: que la política es otra manera de expresión del conflicto, y que la políticaes el mejor modo de concluir una guerra. Entendida pues como controversia intensa pero no violenta o como proceso de negociación y acuerdo, la política es esencial para resolver cualquier conflicto armado; y el conflicto colombiano no es la excepción aunque, como apuntó el Capítulo , la política es apenas una de sus varias dimensiones. Si bien las dos caras de la política están estrechamenterelacionadas, este capítulo se ocupa básicamente de la primera —de la política como substituto de la guerra, o sea de cómo sería posible derrotar la violencia desde la política (Recuadro .)—. El Capítulo  se dedica sobre todo a la segunda cara, a la política como término de la guerra, o sea, a los posibles acuerdos entre el Estado y los grupos armados. Pensando en cómo sustituir la violencia por lapolítica, la sección A examina los impedimentos que hoy existen sobre la expresión pacífica del descontento popular: la amenaza a la vida de los líderes sociales, la infiltración de los movimientos por parte de los grupos armados, la suspicacia con que suelen verse las protestas populares, la represión de las luchas sociales, la falta de actitud proactiva del Estado y la cooptación de los dirigentespopulares. Frente a

cada una de estas restricciones se sugieren medidas que llevarían a un trámite más fluido de los conflictos sociales, quitándole pretextos a la violencia y a los violentos. La sección B va más allá de los movimientos sociales para mirar a la ampliación de la democracia, donde todas las ideologías y las organizaciones políticas tengan una opción limpia de acceder al poder.Aquí se apela en primera instancia sobre la necesidad de que los partidos no sean simples aparatos electorales sino que asuman la vocería de las fuerzas sociales, y para ello se proponen algunos cambios en su organización y régimen legal. Luego se aboga por un estatuto de la oposición que en efecto asegure la alternatividad, el contrapeso y la transparencia en el ejercicio del poder. Y después serevisan algunas opciones para hacer frente a la apropiación “mafiosa” del sistema político en algunas regiones especialmente afectadas por el conflicto armado. La sección C se arriesga un paso más y explora dos reformas de fondo al sistema político que fortalecerían la democracia colombiana y al mismo tiempo le darían un espacio generoso a los insurgentes que algún día optaran por la vía política —tantoasí que quizás estas reformas podrían ser el eje de los diálogos y los acuerdos de paz—. Se trataría de avanzar por una parte hacia el federalismo y por otra hacia el parlamentarismo, pues bajo ambos regímenes políticos ganaría la democracia colombiana y bajo ambos las minorías políticas tienen un espacio significativo de poder. A. Legitimar la protesta social Lejos de ser indebida o peligrosa,...
tracking img