Dichos y angelina. luego pablo y matilde. la tercera palabra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1397 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dichos y ANGELINA. Luego, PABLO y MATILDE

LuLú. - ¡Querida Angelina! En este momento estábamos hablando de tu sobrino. Fifí está muerta por conocerle. ¡Esta juventud!

Angelina. - Pues ya no tienen nada que esperar. Ahí baja. En la escalera aparece PABLO correctamente vestido y peinado. Se detiene en el descansillo, un poco azorado ante los invitados, que a su vez quedan paralizadosmirándole. Instintivamente las mujeres retroceden un poco.

PABLO. - Señores. Buenas noches a todos.

Baja dos escalones más. Las mujeres retroceden otro paso, y vuelven a quedar todos inmóviles. Pausa de situación. Entra tía MATILDE. Se detiene, también un instante..

MATILDE. - Parece que se han quedado todos mudos. Acércate, hijo, voy a presentarte. (PABLO se adelanta cortésmente.) Doña Lola dePérez Roldán.

Lulú. - Pardón; tía Lulú, si me haces el favor.

PABLO. - Encantado, Lulú. (Va resueltamente a abrazarla)

Matilde. - Así, no. A las señoras no se las abraza, se les besa la mano.

Pablo. - Perdón. (Le besa la mano con una naturalidad exquisita.) A sus pies, señora.

Lulú. - Gracias, muy gentil. Y felicidades por su cumpleaños. Veinticinco, ¿no?

Pablo. - Veinticinco.LuLú (suspira). - ¡Ay, es la más hermosa de las edades! Yo la tuve diez años seguidos, pero al fin hay que resignarse.

Mi hija, Fifí.

Pablo. (la tía MATILDE). - ¿También a ésta tengo que besarle la mano?

LuLú. - A ella, no. Al fin y al cabo son primos. Si usted quiere puede besarla en la frente.

FiFÍ (retrocede con un gritito). - ¡No... !

Pablo. - Parece que eso del beso en la frenteno le ha hecho ninguna gracia. A lo mejor prefiere en otro sitio.

Matilde. - Dale la mano, simplemente.

PABLO. - Mucho gusto.

Le aprieta la mano fuertemente. Ella ahoga otro gritito y luego juega los dedos doloridos.

ANGELINA. - Discúlpale; tiene demasiada fuerza y todavía no ha aprendido a administrarla.

PABLO. - De manera que tú te llamas Fifí. ¡Qué raro!¿Por qué?

Fifí. -Bueno, en realidad me llamo Josefina, pero mamá dice que Fifí es más distinguido. ¡Jí-jí...!

Lulú. -. Fifí está interesadísima por usted. No sabe hablar de otra cosa. Luego saldrán juntos al jardín. ¿Verdad, nena?

Fifí. - Sí, mamá.

MATILDE. - El doctor Augusto Pérez Roldán, profesor de no sé qué...

PROFESOR. - De Antropología, señora.

MATILDE. - …profesor de Antropología, que sigo sinsaber lo que es, y miembro de no sé cuántas academias

Profesor. - Mucho gusto, muchacho.

PABLO. - Un abrazo, profesor. (Le abraza con más fuerza de la calculada habitualmente para un antropólogo.)

ANGELINA. - Sin apretar, que lo vas a romper.

Las tías atienden a los invitados ofreciendo vinos y platos. Unos de pie y otros cómodamente sentados, pero nadie a la mesa.

PABLO. - Con queAntropología... ¿Y eso qué es?

PROFESOR. - Muy sencillo: es la ciencia que se ocupa del estudio completo del hombre.

PABLO. - ¿Nada más? ¡Sencillísimo!

JULIO. - El doctor es un catedrático ilustre. Publica libros y tiene en su casa cuarenta jaulas con monos.

PABLO. - ¿Cuarenta jaulas con monos para estudiar al hombre?

PROFESOR. - Exactamente. No diré, como en los viejos tiempos, quesean nuestros antepasados, pero son nuestros parientes pobres.

Lulú. - Le interesaría mucho lo que piensa mi marido sobre los monos. Los tiene encerrados en el sótano, hace experimentos con ellos en el laboratorio, y les da toda clase de inyecciones a ver lo que resulta.

PABLO. - ¿Ah, sí? Entonces lo interesante sería saber lo que piensan los monos sobre su marido.

PROFESOR (ríe sin granconvicción). - Muy bien. ¿Han visto qué deliciosa ingenuidad? Un verdadero polinesio.

PABLO. - ¿Un whisky, Fifí?

FIFí. - Lo que tú quieras, primo. ¡Uy, perdón, te he tratado de tú sin querer! ¡Pero es que me has caído tan simpático!

MATILDE. - Fifí acaba de decirte una galantería. ¿No tienes nada 'que contestarle?

PABLO (mirando al padre). - Muy mona. ¿Y usted, Lulú? Lulú.- Yo,...
tracking img