Dictadura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1799 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El amor de Dios
Nuestro problema para amar a las personas que están a nuestro alrededor no es emocional.
La palabra amor es posiblemente la más mal entendida del mundo. Parte del problema es que usamos esta palabra para decir muchas cosas. De tanto usarla hemos hecho que pierda su verdadero significado, decimos: “Amo a mi esposa, amo a Dios, amo a mi perro, amo a mi carro”. Cuando usamos unapalabra de tantas formas diferentes, esto hace que literalmente pierda su valor.
El amor es algo de lo que todo el mundo habla, pero muy pocos saben que es en realidad y aún son muchos menos los que realmente lo practican. Hay dos conceptos (erróneos) pero muy populares que tratan de describir que es el amor. El primero dice, que el amor es un sentimiento. El amor puede producir sentimiento y muyfuertes, pero no es un sentimiento. El otro concepto dice, que es algo que no podemos controlar. “No hay nada que yo pueda hacer «me enamore»”; o lo contrario “No hay nada que pueda yo hacer «ya no te amo»” – Es como si digiéranos “oops” me resbale.
El amor no es un sentimiento es una “decisión” Colosenses 3:14 dice, “Y sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo de la unidad”. Elamor tampoco es algo incontrolable, sino algo que tiene que ver con nuestra “conducta” 1Juan 3:18 dice, “hijos, no amemos de palabra solamente, sino de hecho y en verdad”
Con que facilidad amamos de palabras, pero no con acciones. Nos resulta tan natural amar a los que nos aman, pero tenemos dificultades con las personas que no nos gustan o que sabemos que nosotros no le gustamos a ellos.
Unavez había una mujer y un hombre que se detestaban mutuamente. “Un día la mujer le dijo al hombre: Si usted fuera mi esposo le daría a beber veneno, el hombre le contesto, si usted fuera mi esposa, me lo bebería”
Sabemos que debemos amar y sabemos también que Dios nos manda a amar a todas las personas 1Juan 3:23 dice, “Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y quenos amemos los unos a los otros, pues así lo ha dispuesto”
Pregunto ¿Si sabemos que debemos amar y Dios nos manda a que lo hagamos? ¿Por qué fracasamos al intentar hacerlo? ¡Y vaya que lo intentamos! Tratamos de amar con la fuerza de nuestra voluntad. ¿Y cuál es nuestra estrategia cuando falla nuestro amor? Volver a tratar con más fuerza: «Un ser amado nos lastima y decimos: no sé cómo pero tengoque perdonar»; «alguien nos cae mal y que pensamos: no importa cuánto me cueste pero voy a ser amable con esta persona» Entonces lo intentamos una y otra vez. Fallamos y tratamos de nuevo. ¿No será que nos estamos saltando un paso? ¿No será que el primer paso que debemos dar no es hacia la gente, sino hacia Dios? ¿No será que el secreto de amar esté, no en darlo, sino en recibirlo? 1Juan 4:18 dice“Nosotros le amamos a Él, porque Él nos amo primero”.
RECIBIR PARA PODER DAR
¿Es posible amar como Dios ama? Si no hemos recibido el amor de Dios primero, imposible. Muchos de los que enseñamos en la iglesia somos culpables de haber pasado por alto el principio: Primero recibir para luego poder dar.
Le decimos a la gente: Ámense los unos a los otros. Sean pacientes, amables, benévolos yperdonadores. Pero, amar sin antes ser amados, es como girar un cheque sin fondos. Esta es la razón por la que existen tantas relaciones con “sobregiro”. Los corazones no tienen suficiente amor. El apóstol Juan nos da el orden correcto que debemos seguir para poder amar a los demás: Primero debemos hacer un depósito y luego girar un cheque.
Primero hacer el depósito. 1Juan 4:9-10 dice “Así manifestóDios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados”
Luego hacer el cheque. 1Juan 4:11 dice “Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros...
tracking img