Diego portales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2738 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
(Santiago de Chile, 1793 - Cabritería, Chile, 1837) Político chileno. Defensor de los intereses del clero y de la oligarquía terrateniente, dirigió los asuntos de Estado desde un segundo plano, a la sombra del presidente Joaquín Prieto. Redactó la Constitución de Chile, promulgada en 1833. De carácter conservador, la Constitución reforzaba el poder ejecutivo, establecía el catolicismo comoreligión oficial, abolía la esclavitud y declaraba la igualdad formal ante la ley. Desde su cargo de ministro, fue el principal dirigente del país entre 1830 y 1837.
Perteneciente a la aristocracia criolla, fue uno de los 23 hijos que tuvieron José Santiago Portales Larraín (director de la Real Casa de Moneda) y María Encarnación Palazuelos Acevedo, fervorosos patriotas ambos. Tras la batalla deRancagua (1814), los realistas deportaron a José Santiago a Juan Fernández, y María Encarnación fue ingresada en un convento.
Diego Portales, sin embargo, se mantuvo más bien indiferente ante las luchas emancipadoras, pues la política aún no le interesaba. Estudió humanidades en el Colegio Carolino y en 1813, cuando el Instituto Nacional abrió sus puertas por primera vez, fue alumno hasta su clausura enel mes de octubre de 1814. Su padre lo convenció para que estudiara leyes, y alcanzó a estar un año en esa carrera, pero al poco tiempo ingresó a trabajar en la Casa de Moneda como ensayador de metales.
A finales de 1818 se casó con su prima Josefa Portales y Larraín, quien fallecería junto a su hijo en 1821. A raíz de ello se sumió en una crisis mística que casi lo llevó al sacerdocio, y sehizo penitente visitando las iglesias diariamente. No volvería a casarse, pero mantuvo una larga relación con la limeña Constanza de Nordenflycht, hija del sabio sueco.
En 1822 resolvió establecerse en Lima (donde se asociaría con el comerciante José Manuel Cea) y se embarcó para El Callao. Permaneció en Perú durante dos años y regresó a Chile con una buena posición económica. También había cambiadosu carácter taciturno y triste por otro alegre; ahora era un hombre acaudalado, galante, bien vestido y amigo de los saraos y tertulias.
En 1824, la sociedad Portales Cea contrató con el gobierno el estanco del tabaco, a cambio del cual esta sociedad se hacía cargo del servicio de empréstito que se había contratado en Inglaterra. Sin embargo, el negocio fue un fracaso. Esta circunstancia loconvenció de que sin orden público ni autoridad honrada sería imposible desarrollar actividades económicas ni obras de progreso material o cultural, sobre todo teniendo en cuenta que el país acababa de salir de una larga guerra de Independencia.
De esta manera, sin proponérselo, se constituyó el grupo político de los estanqueros, al cual se agregaron, además de los colaboradores inmediatos en elnegocio del estanco, Diego José Benavente, Manuel Gandarillas y Manuel Rengifo, todos hastiados por la situación de desorden y desgobierno reinante desde la abdicación del Bernardo O'Higgins (1823).
También fundó dos periódicos que apoyaban y difundían sus teorías políticas conservadoras: El Vigía en Valparaíso, y en Santiago El Hambriento, desde el cual se criticaba la gestión del gobierno pipiolo.Poco a poco fue convirtiéndose en el líder de los estanqueros. En sus ideas se vieron reflejadas las aspiraciones de diversos políticos conservadores que, en 1830, derrotaron a las fuerzas liberales en la batalla de Lircay.
La noche del 3 de abril de 1830, durante una tertulia en la casa del vicepresidente José Tomás Ovalle, se supo de las excusas de Mariano Egaña para ocuparse del miniserio delInterior y de Benavente para el de Guerra. Portales, irritado, se hizo cargo de diversos ministerios (Interior, Relaciones Exteriores, Guerra y Marina) y se convirtió en la figura política más poderosa del país.
Diego Portales emprendió una tarea que cambió el mundo de la política existente hasta entonces. Visualizó cuáles eran las fuerzas con las que debía contar: una aristocracia cansada y...
tracking img