Divina comedia resumen infierno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3727 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 22 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¡Oh Simón Mago! Oh mfseros secuaces                                   
que las cosas de Dios, que de los buenos
esposas deben ser, como rapaces                                            
 
por el oro y la plata adulteráis!
sonar debe la trompa por vosotros,
puesto que estáis en la tercera bolsa.                                        
 
Ya estábamos en la siguiente tumba,
subidos enla parte del escollo
que cae justo en el medio de aquel foso.                                   
 
¡Suma sabiduría! ¡Qué arte muestras
en el cielo, en la tierra y el mal mundo,
cuán justamente tu virtud repartes!                                           
 
Yo vi, por las orillas y en el fondo,
llena la piedra livida de hoyos,
todos redondos y de igualtamaño.                                           
 
No los vi menos amplios ni mayores
que esos que hay en mi bello San Juan,                                     
y son el sitio para los bautismos;                                               
 
uno de los que no hace aún mucho tiempo                                 
yo rompí porque en él uno se ahogaba:
sea esto seña que a todos convenza.                                        
 
Atodos les salían por la boca
de un pecador los pies, y de las piernas
hasta el muslo, y el resto estaba dentro.                        
 
Ambas plantas a todos les ardían;
y tan fuerte agitaban las coyundas,
que habrían destrozado soga y cuerdas.                                   
 
Cual suele el llamear en cosas grasas
moverse por la extrema superficie,
así era allí del talón ala punta.                                      
 
«Quién es, maestro, aquel que se enfurece
pataleando más que sus consortes
dije y a quien más roja llama quema?»                                   
 
Y él me dijo: «Si quieres que te lleve
allí por la pendiente que desciende,
él te hablará de sí y de sus pecados.»                                       
 
Y yo: «Lo que tú quierasserá bueno,
eres tú mi señor y no me aparto
de tu querer: y lo que callo sabes.»                                           
 
Caminábamos pues el cuarto margen:
volvimos y bajamos a la izquierda
al fondo estrecho y agujereado.                                    
 
Entonces el maestro de su lado
no me apartó, hasta vernos junto al hoyo
de aquel que se dolía con laszancas.                                        
 
«Oh tú que tienes lo de arriba abajo,
alma triste clavada cual madero,
le dije yo, contéstame si puedes.»                                          
 
Yo estaba como el fraile que confiesa                             
al pérfido asesino, que, ya hincado,
por retrasar su muerte le reclama.                                             
 
Y él me gritó: «¿Ya estásaquí plantado?,                                  
¿ya estás aquí plantado, Bonifacio?
En pocos años me mintió lo escrito.                                          
 
¿Ya te cansaste de aquellas riquezas
por las que hacer engaño no temiste,
y atormentar después a tu Señora?»                                         
 
Me quedé como aquellos que se encuentran,
por no entender lo quealguien les responde,
confundidos, y contestar no saben.                                           
 
Dijo entonces Virgilio: «Dile pronto:
“No soy aquel, no soy aquel que piensas.”»
Yo respondí como me fue indicado.                                         
 
Torció los pies entonces el espíritu,
luego gimiendo y con voces llorosas,
me dijo: «¿Entonces, para qué mebuscas?                               
 
si te interesa tanto el conocerme,
que has recorrido así toda la roca,
sabe que fui investido del gran manto,                           
 
y en verdad fui retoño de la Osa,
y tan ansioso de engordar oseznos,
que allí el caudal, aquí yo, me he embolsado.                
 
Y bajo mi cabeza están los otros
que a mí, por...
tracking img