Don quijote resumen del capitulo xxii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1984 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

No tengo ninguna duda que casi todos por lo menos una vez han escuchado del famoso hidalgo Don Quijote de la Mancha. La vida de este personaje era creada por Miguel de Cervantes Saavedra en el siglo XVII. Hasta hoy día no sabemos donde el autor inició a redactarla. En el prólogo de la primera parte él mismo dice que: “ se engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tienesu asiento y donde todo triste ruido hace su habitación.”[1] Esto indicaría que el Quijote tuvo su origen o en la prisión de Sevilla, o en la de Castro del Río, en la que estuvo desde septiembre hasta diciembre de 1592, encarcelado por haber tomado y embargado trigo de los canónigos. De Cervantes sabemos también que era un gran Humanista, un hombre del Renacimiento que conocía el pensamientomoderno y leía mucho. Su concepción del mundo comprendía principios de justicia, igualdad y libertad que se enfrentaban al gobierno absolutista.

El Quijote es un libro que encierra conjunto de lo real y lo idealizado. Para unos trata de la locura, los sueños y el coraje, para otros es un compendio, un manual de la poesía, de la prosa y del teatro del Siglo de Oro que difunde los ideales delamor, justicia e integridad. Durante los siglos se han desarrollo distintas interpretaciones de esta novela, pero los críticos están de acuerdo - El Quijote es un libro universal que merece ser leído.

En el Quijote hay muchos fragmentos que se puede denominar como modélicos y representativos. En el presente trabajo quiero hablar de uno que me parece interesante, tanto por el aspectohistórico como literario.

El resumen del cápitulo en la cual aparece el fragmento citado

El fragmento se encuentra en el cápitulo XXII de la primera parte del Don Quijote. En este cápitulo se nos cuenta otra aventura de Don Quijote y Sancho en la cual nuestros dos personajes coinciden con unos delincuentes que van a cumplir condena en las galeras del rey. Por el camino que llevaban “venían hastadoce hombres a pie, ensartados, como cuentas, en una gran cadena de hierro por los cuellos, y todos con esposas a las manos. Venían ansimismo con ellos dos hombres de a caballo y dos de a pie; los de a caballo, con escopetas de rueda, y los de a pie, con dardos y espadas”[2] No es sorprendente que este pequeño espectáculo directamente llamó la atención del Quijote. Al verlo nuestro famoso hidalgodesidió descubrir la razón de esta inhumana situación. Sancho le intentó explicar que “es la gente que, por sus delitos, va condenada a servir al rey en las galeras”[3] pero el Quijote no quedó satisfecho con esta explicación y comenzó a preguntar uno por uno de la causa de su castigo. Los galeotes sin pensar mucho le explicaron todo. Entre ellos se encontraban un fetichista, un cobarde, unendeudado, un proxeneta y un estudiante alegre. “Tras todos éstos, venía un hombre de muy buen parecer, de edad de treinta años, sino que al mirar metía el un ojo en el otro un poco”[4] Se llamaba Ginés de Pasamonte. Fue él que inmediatamente despertó la curiosidad del Quijote por la cantidad de las cadenas que tenía alrededor de su cuerpo. Le extrañó mucho esto y pensando en la voz alta el caballeropreguntó al guarda “cómo iba aquel hombre con tantas prisiones más que los otros?”[5]. La respuesta era predecible. Guarda cantó que aquel criminal tenía más delitos que los demás y que aunque le llevaban de esa manera, encadenado por todos los lados, no estaban seguros de que no les iba a huir. Don Quijote no creía en las palabras dél y se dio una charla con el malante. Aunque Ginés no era muyamable con él (“Señor caballero, si tiene algo que darnos, dénoslo ya, y vaya con Dios, que ya enfada con tanto querer saber vidas ajenas;”[6]) nuestro breve hidalgo decidió liberarle y los demás y dejarles marchar en paz. Al acabar de esta escena Don Quijote pidió a los galeotes que fueran a visitar a su amada Dulcinea del Toboso a contarle que el caballero de la triste figura, Don Quijote, les...
tracking img