Donde

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 275 (68540 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Yo, robot

Isaac Asimov

Título original: I, robot

Los robots de Isaac Asimov son máquinas capaces de llevar a cabo muy diversas tareas, y aunque carecen de libre albedrío, se plantean a menudo a sí mismos problemas de "conducta humana", en situaciones que serían recreadas más tarde por muy distintos autores. (Véase "El alma del robot", de B. J. Bayley). Pero estas cuestiones seresuelven en "Yo, robot" en el mbito de las tres leyes fundamentales de la robótica, concebidas por el mismo Asimov, y que no dejan de proponer extraordinarias paradojas, que a veces pueden explicarse por errores de funcionamiento y otras por la creciente complejidad de los "programas". Estas paradojas no son sólo ingeniosos ejercicios intelectuales sino y además una fascinante indagación sobre lasituación del hombre actual en el universo Si es necesario, destruida por el hombre. Pero no ha trabajado usted en ellos, de manera que no los conoce. Son más limpios, más educados que nosotros. Traté de halagarla, de adularla hábilmente. --Quisiéramos saber algo de lo que pueda usted contarnos, saber su opinión sobre los robots. La Prensa Interplanetaria abarca todo el Sistema Solar. Unos tres billonesde lectores, doctora Calvin. Tienen que saber lo que pueda usted decirnos sobre los robots. No tenía necesidad de insistir. No me oyó, pero se dirigía al lugar indicado. --Deben haberlo sabido desde el principio. Vendíamos robots para uso terrestre... antes de mis tiempos, incluso. Desde luego, eran robots que no podían hablar. Después se hicieron más humanos, y empezó la oposición.

Lossindicatos obreros, como es natural, se opusieron a la competencia que hacían los robots al trabajo humano, y varios sectores de la opinión religiosa hicieron sus objeciones inspiradas en la superstición. Todo aquello fue inútil y ridículo. Y, sin embargo, así era. Yo iba tomando notas de lo que decía en mi registrador de bolsillo, tratando de que no observase el movimiento de mi mano. Practicando unpoco se puede llegar a hacer detalladas anotaciones sin sacar el chisme del bolsillo. --Tomemos el caso de Robbie -dijo-. No lo conocí. Fue desguazado el año anterior a mi entrada en la compañía...; era muy atrasado. Pero vi a la muchacha en el museo. Se detuvo, pero no dijo nada. Dejé que sus ojos se humedeciesen y su imaginación viajase. Tenía que recorrer mucho tiempo. --Oí hablar de ello mástarde, y, cuando nos llamaban blasfemos y creadores de demonios, siempre me acordaba de él. Robbie era un robot sin vocalización. No podía hablar. Fue fabricado y vendido en 1996. Eran días anteriores a la extrema especialización, de manera que fue vendido como niñera... --¿Cómo qué? --Como niñera...

1 Robbie

--Noventa y ocho... noventa y nueve... ¡cien! -Gloria retiró su mórbido antebrazo dedelante de los ojos y permaneció un momento parpadeando al sol. Después, tratando de mirar en todas direcciones a la vez, avanzó cautelosamente algunos pasos, apartándose del rbol contra el que se apoyaba. Estiró el cuello, estudiando las posibilidades de unos matorrales que había a la derecha y se alejó unos pasos para tener mejor punto de vista La calma era absoluta, a excepción del zumbido delos insectos y el gorjear de algún p jaro que afrontaba el sol de mediodía. --Apostaría a que se ha metido en casa, y le he dicho mil veces que esto no es leal -se quejó. Avanzando los labios con un mohín y arrugando el entrecejo, se dirigió decididamente hacia el edificio de dos pisos del otro lado del camino. Demasiado tarde oyó un crujido detr s de ella, seguido del claro "clump-clump" de lospies metálicos de Robbie. Se volvió r pidamente para ver a su triunfante compañero salir de su escondrijo y echó a correr hacia el rbol a toda velocidad. Gloria chilló, desalentada. --¡Espera, Robbie! ¡Esto no es leal, Robbie! ¡Prometiste no salir hasta que te hubiese encontrado! -Sus diminutos pies no podían seguir las gigantescas zancadas de Robbie. Entonces, a tres metros de la meta, el paso de...
tracking img