Educación en el siglo xxi. informe delors -i- (1996)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1468 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EDUCACIÓN EN EL SIGLO XXI. INFORME DELORS -I- (1996)

El gran reto planteado a la educación del siglo XXI, es el de estimular la creatividad. Es absolutamente indispensable, orientar su enseñanza con un criterio de excelencia y de desarrollo de la productividad. Los niños y los adolescentes, el día de mañana tomaran el relevo de las generaciones adultas, demasiado inclinadas a concentrarse ensus propios problemas.

La educación también es un clamor de amor por la infancia, por la juventud que hay que integrar a la sociedad en el lugar que le corresponde en el sistema educativo, pero también en la familia, en la comunidad de base, en la nación. Hay que recordar este deber elemental para que inclusive las decisiones políticas, económicas y financieras lo tengan más en cuenta.Parafraseando las palabras del poeta, “el niño es el futuro del hombre”.

El final del siglo XX estuvo caracterizado por la discrepancia y la vehemencia así como los progresos económicos y científicos repartidos desigualmente. En este siglo XXI –en el que la angustia se enfrenta con la esperanza– es necesario que todos los que estén investidos de alguna responsabilidad presten atención a los objetivos ya los medios de la enseñanza.

Las políticas educativas es un proceso permanente de enriquecimiento de los conocimientos, de la capacidad técnica, pero también y quizás sobre todo, como una estructuración privilegiada de la persona y de las relaciones entre individuos, entre grupo y entre países. La esperanza de un mundo mejor, capaz de respetar los derechos del hombre y la mujer, practicar elentendimiento mutuo y hacer del progreso del conocimiento un instrument6o de promoción del género humano, no de discriminación.

Los últimos años del siglo XX, estuvieron marcados por trascendentales descubrimientos y progresos científicos, algunos países salieron del subdesarrollo y el nivel de vida continuó su progresión con ritmos muy diferentes según las naciones. No obstante, un sentimientode desencanto domino y contrasto con las esperanzas nacidas inmediatamente después de la última guerra mundial.

Se presentaron desilusiones del progreso, en el plano económico y social. El aumento del desempleo y de los fenómenos de exclusión en los países ricos son pruebas de ello, y el mantenimiento de las desigualdades del desarrollo en el mundo lo confirma. Según los estudios de la UNCTAD,el ingreso medio de los “países menos adelantados” –560 millones de habitantes– disminuye, y se situaría en 300 dólares anuales per capita en comparación con 906 dólares en los demás países en desarrollo y 2l.598 dólares en los industrializados...

Actualmente la humanidad esta más consciente de las amenazas que pesan sobre el ambiente natural, pero todavía no se han enregado los recursos pararemediar esta situación a pesar de las reuniones internacionales y de las graves advertencias que formulan los estamentos científicos sobre fenómenos naturales o accidentes tecnológicos. De todas formas el crecimiento a ultranza no se puede considerar ya como el camino más fácil hacia la conciliación del progreso material y la equidad, el respeto de la condición humana y del capital natural quedebemos transmitir en buenas condiciones a las generaciones futuras.

Uno de los grandes desafíos intelectuales y políticos de este siglo XXI será poner en marcha las vías y los medios de un desarrollo duradero como producto de nuevas formas de cooperación internacional.

Esta prueba no debe llevar a los países en desarrollo a descuidar los motores clásicos del crecimiento, y concretamente elindispensable ingreso en el mundo de la ciencia y de la tecnología con todo lo que ello implica de adaptación de las culturas y modernización de las mentalidades.

Otro desencanto, otra desilusión para quienes vieron en el final de la guerra fría fue la perspectiva de un mundo mejor y pacificado. No basta repetir, para encontrar justificaciones, que la Historia es trágica. Todo el mundo lo sabe o...
tracking img