El alma de la toga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4399 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ALMA DE LA TOGA

QUIEN ES ABOGADO

Este tema lo aborda con el deseo de reivindicar la carrera de Abogado. Relata que en España todo el mundo es Abogado, desde el escribiente en el Ayuntamiento, hasta los conductores de tranvías, también el que asesinó a la novia y el inventor de explosivos.
El título universitario no dice “Abogado”, sino “Licenciado en Derecho, para poderejercer la profesión de Abogado”, esto quiere decir que el que no dedique su vida a dar consejos jurídicos y pedir Justicia en los tribunales, será Licenciado, pero Abogado, no.
En el Abogado la rectitud de la conciencia es mil veces más importante que el tesoro de conocimientos., Primero es ser bueno; luego firme, después, ser prudente, en cuarto lugar la ilustración y en el último lapericia.
Los Abogados no se hacen con el título de Licenciado, sino con las disposiciones psicológicas, adquiridas a costa de trozos sangrantes de la vida.
Abogado es, el que ejerce permanentemente (tampoco de modo esporádico) la Abogacía. Los demás serán Licenciados en Derecho, nada más.

LA FUERZA INTERIOR

Cualquiera que sea su oficio el hombre debe confiar plenamente en símismo. Si no encuentra la fuerza en el mismo, en ningún lugar la encontrará.
El Abogado no ejerce a solas como los médicos, el ingeniero o el comerciante, siempre actúa bajo la influencia del contrario, por lo tanto es fácil perder la virtualidad propia.
Siempre hay que afrontar el peso de la injusticia y frente a estas agresiones, lo único que hay que hacer es no perder la confianza enuno mismo. Cuando se haya definido un criterio y se haya trazado un rumbo, se tiene que olvidar de todo lo demás para que no perturbe nuestro camino.
La responsabilidad es solamente del Abogado, así como la resolución y actuación.
En la Abogacía actúa el alma sola, porque cuanto se hace es obra de la conciencia y nada más que de ella. No se tiene que decir que el alma y el Derechooperan juntas, porque el Derecho es cosa que se ve, se interpreta y se aplica con el alma de cada quien.
A veces la injusticia produce ira pero para que esto no suceda hay que ver las cosas con desdén. Saber despreciar es el complemento de la fuerza interna.
El Abogado tiene que comprobar a cada minuto si se encuentra asistido de aquella fuerza interior que ha de hacerle superior almedio ambiente, y en cuanto le asalten dudas en este punto, debe cambiar el oficio.

LA SENSACIÓN DE LA JUSTICIA

Lo que al Abogado debe importar no es el Derecho, sino conocer la vida. El Derecho positivo está en los libros, se estudia, se aprende y ya estuvo, pero lo que la vida reclama no está escrito en ninguna parte. Quien tenga previsión, serenidad, amplitud de miras y desentimientos para advertirlo será Abogado, y aquel que tenga por guía solamente los libros estará perdido.
Luis Duguit dijo estas palabras: “ El Derecho es mucho menos la obra del legislador que el producto constante y espontáneo de los hechos”.
La pugna entre lo legal y lo justo no es invención de novelistas y dramaturgos, sino producto vivo de la realidad. El Abogado debe servir a lo segundoaunque haya que despreciar lo primero.
El legislador, el jurisconsulto y el abogado deben tener un sistema, una orientación de pensamiento, pero cuando se presenta el pleito en concreto, su inclinación hacia uno u otro debe salir de una sensación. Claro que ésta sensación debe salir de todo el cuerpo doctrinal que el jurista lleva en su alma, de ahí que la sensación es vehículo de lajusticia.
El hombre necesita un sistema de moral, para no ser juguete de los vientos, y cuando se halle orientado moralmente, su propia conciencia le dirá lo que debe aceptar o rechazar, sin obligarle a compulsas legales ni a investigaciones científicas.
Lo bueno, lo equitativo, lo prudente y lo cordial no debe buscarse en los libros, debe venir de más lejos, de más alto.

LA MORAL...
tracking img