El alma de la toga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1247 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
QUIEN ES EL ABOGADO

Urge reivindicar el concepto de abogado. Tal cual hoy se entiende, los que en verdad lo somos, participamos de honores que no nos corresponden y de vergüenzas que no nos afectan.

La abogacía no es una consagración académica, sino una concreción profesional. Nuestro titulo universitario no es de “abogado” , si no de “licenciado en Derecho, que autoriza para ejercer laprofesión de abogado”.

La universidad preside una formación científica.. Cuando la preside. En nuestra carrera ni siquiera sirve para eso. De la facultad se sale sabiendo poner garbanzas de pega en los rieles del tranvía, acosar modistas, jugar al monte y al treinta y cuarenta, organizar huelgas, apedrear escaparates, discutir sobre política, imitar en las aulas al gallo y al burro, abrir laspuestas a empujones destrozar los bancos con el cortaplumas.

El abogado la rectitud de la conciencia es mil veces mas importante que el tesoro de los conocimientos. Primero es ser bueno; luego, ser firme; después, ser prudente; la ilustración viene en cuarto lugar; la pericia, en el ultimo.

Abogado es, en conclusión el que ejerce permanentemente la abogacía.
Los demás serán licenciados enDerecho, muy estimables, nada, mas.


























LA FUERZA INTERIOR

El hombre, cualquiera que sea su oficio, debe fiar principalmente en si. La fuerza que en si mismo no halle no la encontrara en parte alguna.

Fuera de nosotros están todas las sugestiones, el doctrinarismo para sembrar la duda, el sensualismo para perturbar nuestra moral, la criticapara desorientarnos, el adversario para desconcentrarnos, la injusticia para enfurecernos.

Contra el verdadero abogado se concitan los intereses lastimados, el amor propio herido, la envidia implacable. Quien quien sepa despreciar todo esto acabara siendo, a su vez, envidioso, egoísta y envanecido. Quien sepa desdeñarlo sinceramente vera sublimarse y elevarse sus potencias en servicios del bien,libres de impurezas, iluminadas por altos ideales, decantadas por los grandes amores de la vida.

Ninguna de estas cuatro virtudes cardinales podría darse sin el aderezo del desden para con todo aquello que las contradicen.

El abogado tiene que compartir a cada minuto se encuentra de aquella fuerza interior que ha de hacerle superior al medio ambiente y en cuanto le asalten dudas en estepunto debe cambiar de oficio.




























LA SENSACION DE LA JUSTICIA

Un literato ha dicho que el Derecho es como una mujer casquivana que se va detrás de cualquier hombre que haga sonar espuelas. Si se refiere al derecho positivo de cada día, la imputación es de triste certeza. Detrás de una violencia triunfante o siquiera amenazadora, cambia deestado legal.
El derecho Administrativo tumbos y vaivenes porque le impulsan las conquistas científicas, y así le vemos cambiar según se aprovechan mejor los saltos de agua, o se acierta a utilizar los subproductos mineros, o se electrifican los ferrocarriles o se descubre la aviación.
Gobiernos liberales promulgan leyes de excepción. Hombres que abrogaron contra la pena de muerte, ahorcan yfusilan.
El derecho positivo se encuentra en los libros. Se buscan, se estudian y en paz. Pero lo que la vida reclama no esta escrito en ninguna parte.

El organismo del Derecho responde a una moral. El hombre necesita un sistema de moral, para no ser juguete de los vientos; y cuando se halle orientado moralmente, su propia conciencia le dirá lo que debe aceptar o rechazar, sin obligarle a compulsaslegales ni a investigaciones científicas.

LA MORAL DEL ABOGADO

Suele sostenerse que la abogacía es el ingenio. El muchacho listo es el mejor simiente del abogado, porque se presume que su misión es defender con igual desenfado el pro que el contra y, a fuerza de agilidad mental. Si la abogacía fuera eso, no habría menesteres que pudiese igualarla en vileza.
La abogacía no se cimienta en...
tracking img