Arbitrariedad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 35 (8646 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA EXPRESIÓN DE UNA LÍNEA MUSEÍSTICA SINGULAR

CAPÍTULO V– De lo virtual a lo utópico. La exploración de la arquitectura virtual como un espacio expositivo unificador y los modelos gigantes como reflejo del nuevo espíritu megalómano monumentalista de la línea

«Toda la vida de las sociedades en las que dominan las condiciones modernas de producción se presenta como una inmensa acumulación deespectáculos. Todo lo que era vivido directamente se aparta en una 1 representación». ―Guy Debord.

1

DEBORD, G., La société du spectacle. 1967, París: Buhet-Chastel; p.4.

268

LA EXPRESIÓN DE UNA LÍNEA MUSEÍSTICA SINGULAR

5.1 La multiplicación de las sedes del Guggenheim. El Deutsche Guggenheim: Richard Gluckman
La Fundación Solomon R. Guggenheim ha recibido numerosas candidaturas para hacersecon un museo tras el éxito económico de la sede de Bilbao. Después de observar los buenos resultados de la fórmula de Thomas Krens, ―o tal vez de Hilla Rebay― «gran arquitectura más gran colección igual a tres», los antiguos detractores de la línea museística parecen desistir de sus dudas al observar incrédulos el enorme impulso que la imagen de un museo brindó a la imagen internacional de unaciudad inexistente hasta ese momento en el mundo de los museos. Como era de esperarse, las peticiones, aunque cuestionadas en los ámbitos políticos y periodísticos, se multiplican constantemente tratando de repetir el fenómeno en distintos lugares. El proyecto del museo fue la pieza clave de un proceso de regeneración urbanística que transformando su apariencia un tanto letárgica, le dio a la ciudaduna imagen innovadora, atractiva para los visitantes de todo el mundo. Como se ha visto a lo largo de la investigación, tras museos como el Solomon R. Guggenheim, el centro Georges Pompidou y el Museo Guggenheim de Bilbao, el museo, ahora más que nunca, se convierte en símbolo de la ciudad, reconocible en el mundo entero, auténtico centro de atracción del turismo nacional e internacional, estandartede la ciudad para ferias, exposiciones y congresos, y escenario de películas, videos, conciertos, pasarelas de moda, anuncios, novelas de misterio, entregas de premios, etc. Porque ahora, el mundo de los museos, el arquitecto estrella, el arte, las subastas, las galerías, los contratos de exclusividad, los derechos de autor y de reproducción, son ya vocabulario del capitalismo moderno. El museoha adquirido desde hace un tiempo valores del espectáculo, convirtiéndose, como casi todo hoy en día, en un proyecto cada vez más traducible en dinero ―y donde la arquitectura en no pocas veces es el plato fuerte del espectáculo―, pero que, en su proceso de cambio, ha tenido la virtud de popularizar el arte, desvaneciendo las barreras existentes entre la cultura de masas y el arte consideradoantiguamente para las élites. Guy Debord, en La societé du spectacle (1967) (La sociedad del espectáculo), definía al espectáculo como «capital acumulado hasta el punto de convertirse en una imagen»; por su parte, Hal Foster, se ha mostrado

269

LA EXPRESIÓN DE UNA LÍNEA MUSEÍSTICA SINGULAR

bastante crítico con la institución museo y la arquitectura de firma, considerando su inmersión en mecanismosmercantilistas, y ha mencionado que con Gehry y otros arquitectos, la inversa a las palabras de Debord también es aplicable: «el espectáculo es una imagen acumulada hasta el punto de convertirse en capital».2 Es muy cierto que en la implantación de la mayoría de los nuevos museos ―encomendados a los arquitectos de la élite internacional― se espera atraer gran cantidad de visitantes tanto localescomo extranjeros y, con ellos, el capital. Tras el «Efecto Guggenheim» o «Bilbao Effect» este posicionamiento se ha acentuado, siendo el punto de partida de la mayor parte de los promotores de museos. No son pocas las ciudades en búsqueda de su propio espectáculo arquitectónico que parecieran seguir las voces celestiales de la película americana Field of dreams (1989), aquellas que no se cansaban...
tracking img