El alma nunca piensa sin fantasmas:

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4084 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ALMA NUNCA PIENSA SIN FANTASMAS:
SOBRE EL CONCEPTO DE PSIQUE EN CASTORIADIS
Vicent Ballester Garcia

En el presente trabajo, se plantea un somero repaso a la significación del concepto de alma o psique tal como es entendida en la obra de Cornelius Castoriadis. La filosofía de Castoriadis se inserta en la reflexión en torno a la problemática del sentido, y se puede considerar como unesfuerzo por desarrollar un proyecto de autonomía que supere las limitaciones de las propuestas kantianas. Su obra combina aportaciones del psicoanálisis acerca de la elucidación de la estructura del sujeto, con una antropología filosófica que postula la imaginación como facultad productora de sentido, más radical que la propia racionalidad. Esta antropología, que considera indisociables lo psíquico ylo social-histórico, conlleva una filosofía de la praxis, que aspira al desarrollo de una subjetividad reflexiva y deliberante, en un marco social e histórico superador de la clausura propia de las sociedades heterónomas. En ese sentido, apuntaremos algún aspecto problemático que genera la reflexión de Castoriadis, especialmente en lo que respecta a su noción de autonomía y su forma de abordar elproblema del sentido.

El modo de ser de la psique
El núcleo filosófico de la propuesta de Castoriadis se articula en torno a una crítica de lo que él llama la “ontología heredada”, es decir, cualquier metafísica esencialista que entienda el ser como ser determinado, y todo lo fenoménico como categorizable. Esta concepción ontológica parmenídea, supone la admisibilidad lógica de todo loefectivamente existente e incluso de todo lo que pueda ser pensado, y tiene como axiomas los principios de identidad, de contradicción, y de tercero excluido. Esa lógica, que es denominada por Castoriadis lógica conjuntista-identitaria o ensídica, no agota sin embargo todo el ser de la psique. El elemento más radical, más definitorio de la psique humana, anterior y condición para cualquier lógica, es lacapacidad de representación. Una capacidad que muestra su complejidad en el sentido de que cada representación remite a una infinidad de representaciones. Esto se puede constatar (como Freud desarrolló en La interpretación de los sueños) en lo inconsciente: hay una remisión de la parte al todo siempre abierta, y que por tanto no se puede reducir a la lógica ensídica[1]. Pero este modo de ser dela psique también se puede observar en lo consciente: No podemos decir cuántos elementos (…) hay “en” una representación; ni tampoco qué hace que una representación sea una representación. No podemos aplicarle a las representaciones el esquema fundamental de la división[2]. Esta esencia representativa de lo psíquico se observa claramente en el lenguaje (y con él en todo el mundo humano) comototalidad siempre abierta de significaciones.
Así, junto a la lógica ensídica, existe según Castoriadis una lógica a la que denomina “magmática”, como fuente potencial siempre de nuevas significaciones que la mente humana es incapaz de agotar. La psique es pues un magma de representaciones, siempre objeto de una posible reinterpretación, de una nueva escritura, de una nueva creación.[3]
Larepresentación, por otra parte, va siempre vinculada, de manera indisociable, a otros dos vectores de la vida psíquica: el afecto y la intención o deseo. Podríamos suponer ejemplos en que una representación “aislada” causara cierto deseo, el cual a su vez provocara un afecto (placentero, por ejemplo). Sin embargo, tal “causalidad lineal” valdría sólo para ciertos momentos triviales de la vidaconsciente, o en general para el comportamiento animal. Pero en la psique humana todo es más complejo: no es posible separar ni ordenar representación, afecto y deseo. Y para explicar esto Castoriadis apela de nuevo a una hipótesis de inspiración psicoanalítica, que remite a nuestros orígenes en el seno materno: la “mónada psíquica”. En ese primer estadio psíquico cualquier deseo que pudiera...
tracking img