El arnes del señor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3083 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ARNES DEL SENOR
INTRODUCCION Hay una operación tremenda del Espíritu Santo ocurriendo hoy en día para traer a los hijos de Dios a un confinamiento absoluto a la voluntad perfecta de nuestro Dios. Este es el día de su preparación, el día en que Él está preparando el canal por el cual Él pueda derramar de su Gloria para que todo el mundo la vea. Este canal es su cuerpo en la tierra, aquellacompañía gloriosa de personas quienes, mediante mucha tribulación y fuegos de prueba, se están conformando a la Imagen del Hijo de Dios. Esta compañía es su “martillo y armas de guerra” con la cual sojuzgará reinos y vencerá todos sus enemigos. Esta es su “fuerte y poderoso” a quien encomendará la obra de juzgar al mundo. Esta es su vencedor, su “gran ejército” con el cual sojuzgará las naciones dela tierra. Las armas de su milicia no son carnales, naturales, sino armas poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. Este es el pueblo que “se esforzará y actuará’. Pero, antes de que Dios pueda encomendar en sus manos este ministerio grande y tremendo, ellos tienen que someterse a la disciplina del Señor, dejando que El verdaderamente sea el Señor de su vida entera. Mucho tiempo ya hemostratado con la cuestión del pecado abierto, pero ahora Dios está tratando con la rebelión interior de nuestra propia voluntad. El no trata así con algunos buenos Cristianos, porque no son de esta compañía de Primicias, pero sin embargo hay una verdadera obra de Dios efectuándose en los que son llamados al Supremo Llamamiento de Dios. Esta es una cosa muy real, y es la obra del Fuego Refinador.Para los que están experimentándolo, algunos de sus aspectos son horribles, pero muy necesarios, y el resultado final es glorioso cuando somos traídos a una sumisión absoluta y completa a la voluntad de nuestro Señor. Fue en una conferencia y convención para ministros en Tulsa, Oklahoma, que Dios me dio una visión que quiero compartir contigo sobre el asunto de poner arnés (disciplina) a nuestrapropia voluntad. Hubo mas de 30 ministros presentes un jueves en la reunión de la mañana, y Dios, el Padre de espíritus, estaba presente para tratar con sus hijos, para corregirlos y disciplinarlos a la obediencia absoluta de su voluntad. Había una manifestación del Espíritu Santo tal que nadie podía pasar al frente y ministrar, y los ministros no quería decir nada excepto lo que fuese ordenadodirectamente por el Espíritu. Y mientras que aquellos hombres de Dios estaban sentados allí en la presencia temible del Dios Todopoderoso, algunos de ellos teniendo muchos años de ministerio, algunos misioneros, todos capaces de levantarse y predicar un sermón poderoso, me impresionaba la manera en que ellos reaccionaban a la disciplina del Espíritu. Y en medio de este trato formidable de Dios connuestras vidas, el Espíritu Santo me dio una visión... EL CARRUAJE DEL REY. En un camino en medio de un campo ancho estaba un carruaje hermoso, algo semejante a una diligencia, pero todo orlado en oro, y con tallas hermosas. Fue tirado por seis grandes caballos castaños, dos delante, dos en medio, y dos atrás. Pero no se movían, no tiraban el carruaje, y yo deseaba saber porqué. Entonces vi al cocherodebajo del carruaje, postrado en el suelo, detrás de los talones de los últimos dos caballos, trabajando en algo entre las ruedas delanteras del carruaje. Yo pensaba, “Oh, él está en un sitio peligroso porque si uno de aquellos caballos pateara o retrocediera, le podrían matar, o si decidieran ir adelante, o se asustaran por alguna razón, entonces tirarían al carruaje encima de él”. Pero él noparecía tener miedo, porque sabía que aquellos caballos eran disciplinados y no se moverían hasta que se lo indicara. Los caballos no pateaban ni se inquietaban, y aunque hubo campanillas en sus patas, las campanillas no retiñían. Hubo borlas en su arnés, sobre sus cabezas, pero las borlas no se movían. Ellos sencillamente estaban quietos, esperando la voz del Maestro.

1

HUBO DOS POTRILLOS...
tracking img