El camino a cristo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3350 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS hijos de Dios están llamados a ser representantes de Cristo y a mostrar siempre la bondad y la misericordia del Señor.
Como Jesús nos reveló el verdadero carácter del Padre, así tenemos que revelar a Cristo a un mundo que no conoce su ternura y piadoso amor.
" De la manera que tú me enviaste a mí al mundo  -decía Jesús-,  así también yo los he enviado a ellos al mundo ".
" Yo en ellos, ytú en mí,... para que conozca el mundo que tú me enviaste "       S.  Juan  17:  18,  23 .
El apóstol Pablo dice a los discípulos de Jesús:  " Sois manifiestamente una epístola de Cristo ",   " conocida y leída de todos los hombres "        2  Corintios  3:  3,  2 .
En cada uno de sus hijos, Jesús envía una carta al mundo. Si somos discípulos de Cristo, él envía en nosotros una carta a lafamilia, al pueblo, a la calle donde vives. Jesús que mora en nosotros, quiere hablar a los corazones que no lo conocen. Tal vez no leen la Biblia o no oyen la voz que les habla en sus páginas; no ven el amor de Dios en sus obras. Mas si eres un verdadero representante de Jesús, puede ser que por ti sean inducidos a conocer algo de su bondad y sean ganados para amarlo y servirlo. Los cristianos soncomo portaluces en el camino al cielo. Tienen que reflejar sobre el mundo la luz de Cristo que brilla sobre ellos. 
Su vida y su carácter deben ser tales que por ellos adquieran otros una idea justa de Cristo y de su servicio. Si representamos verdaderamente a Cristo, haremos que su servicio parezca atractivo, como es en realidad. Los cristianos que llenan su alma de amargura y tristeza,murmuraciones y quejas, están representando ante otros falsamente a Dios y la vida cristiana. Hacen creer que Dios no se complace en que sus hijos sean felices, y en esto dan falso testimonio contra nuestro Padre celestial.
 Satanás triunfa cuando puede inducir a los hijos de Dios a la incredulidad y al desaliento. Se regocija cuando nos ve desconfiar de Dios, dudando de su buena voluntad y de su poderpara salvarnos. Le agrada hacernos sentir que el Señor nos hará daño por sus providencias. Es la obra de Satanás representar al Señor como falto de compasión y piedad. 
Tergiversa la verdad respecto a él. Llena la imaginación de ideas falsas tocante a Dios; y en vez de espaciarnos en la verdad con respecto a nuestro Padre celestial, muchísimas veces fijamos la mente en las falsas representacionesde Satanás y deshonramos a Dios desconfiando de él y murmurando contra él. Satanás siempre procura presentar la vida religiosa como una vida de tinieblas. Desea hacerla aparecer penosa y difícil; y cuando el cristiano, por su incredulidad, presenta en su vida la religión bajo este aspecto, secunda la falsedad de Satanás. 
Muchos al recorrer el camino de la vida, fijan sus ojos en sus errores,fracasos y desengaños, y sus corazones se llenan de dolor y desaliento. 
Mientras estaba yo en Europa, una hermana que había estado haciendo esto y que se hallaba profundamente apenada, me escribió pidiéndome algunos consejos que la animaran. La noche que siguió a la lectura de su carta, soñé que estaba yo en un jardín y que uno, al parecer dueño del jardín, me conducía por los caminos del mismo.Yo estaba recogiendo flores y gozando de su fragancia, cuando esta hermana, que había estado caminando a mi lado, me llamó la atención a algunos feos zarzales que le estorbaban el paso. Allí estaba ella afligida y llena de pesar. No iba por el camino siguiendo al guía, sino que caminaba entre espinas y abrojos.
 "¡Oh!" murmuró ella, "¿no es una lástima que este hermoso jardín esté echado aperder por las espinas?" 
Entonces el que nos guiaba dijo: " No hagáis caso de las espinas, porque solamente os molestarán. Cortad las rosas, los lirios y los claveles ". 
¿No ha habido en nuestra experiencia algunas horas felices?
 ¿No hemos tenido algunos momentos preciosos en que nuestro corazón ha palpitado de gozo respondiendo al Espíritu de Dios? 
Cuando abrimos el libro de nuestra...
tracking img