El deporte en cuenca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1129 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DEPORTE EN CUENCA, AL PASO DE SUS RÍOS

Dr. Ernesto Cañizares Aguilar
PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE CUENCA

Junto con el primer automóvil, en el año 1912, llegaron al almacén de Don Ramón Idrovo, dos balones a Cuenca, que nadie sabía para que servían, el uno había sido para un rudo deporte que se practicaba en las universidades de las islas británicas denominado “Rugby” y el otro,redondito, de otro deporte que se llamaba “foot-ball” y que de las “europas”, ya por esos tiempos, se había difundido a medio mundo. En el puerto de Guayaquil se jugaba desde comienzos de siglo, claro que chiste si ellos tenían gracias a la ría y al mar contacto abierto con el lejano mundo. Fue entonces cuando se inició en nuestra comarca encerrada entre cordilleras la práctica del deporte moderno, esdecir del que se lo conoce ahora como tal.

Muchísima agua ha corrido por los cuatro ríos desde aquellos remotos tiempos, agua que se fue llevando historias, anécdotas e invenciones: el invicto Chile de los años veinte que brillaba en el “Stadium” de San Blas ganando a todos los primigenios equipos de casa; el primer ciclista morlaco en contiendas internacionales, Alfonso Rivera Novillo, que sino se caía por alcanzar un gajo de naranja…; la venida de Don Nelson Aquiles Pons para iniciar la práctica de baloncesto con jóvenes bajitos que querían crecer; la organización del V Campeonato Nacional de Fútbol, inaugurando estadio en el lejano Ejido, para permitir los malabares de una saeta, Vicente Serrano Aguilar, que jugaba para el Acción, el más famoso equipo en los cuarenta. ¡Cuán distantequedaba Cuenca del Mundo, incluso de la misma patria!

Después, raudo y tormentoso, como las aguas de los ríos en días de lluvia, fue pasando el tiempo dejando recuerdos para irse borrando: el récord mundial no homologado de un morlaco, el “Negro” Astudillo, que disparó con tal puntería un fusil en posición de rodillas en el Cuartel y superó todas las marcas conocidas; el básquet en sus mejorestiempos con la “Charito”, el largo Harris y los hermanos Ortega, ¡ah! y los partidos internacionales con los mejores equipos que espectaban los cuencanos en los viejos escalones de madera del Coliseo del Benigno; el “Jet” Semería y el “Chombo” Cisneros devorando kilómetros por polvorientas carreteras peleando con el “Loco” Larrea los puestos estelares de la Vuelta a la República; los atrevidosciclistas, entre ellos Mario Polo, que llegaban primeros desde Cuenca a Guayaquil; el Juvenil y otros equipos de fútbol de los sesenta, que hasta lograron poner a dos cuencanos, Arturo Cárdenas y Washington Gordón, en la alineación de la selección nacional amateur que ganó la de oro en los Bolivarianos de Quito.

En el imaginario colectivo, sin embargo, seguíamos siendo chicos entre los chicos, laúltima rueda del coche en lo que a deportes hace relación, porque en cuanto a poetas y doctores…

Amanecían los setenta y los ríos no dejaban de cumplir su cuotidiana tarea de arrastrar aguas al lejano Atlántico, cuando un alcalde inspirado seguido por una ciudad entera, decidió profesionalizar el fútbol y trajo a la vera de los ríos a un puñado de negritos esmeraldeños y otro tanto deextranjeros del sur, para que jueguen a la pelota junto a unos cuantos cuencanos, todos vestidos de colorado. Y nació de la nada la idolatría y los curas de las iglesias tuvieron que cambiar las horas de la misa dominical para ellos también poder gritar el gol junto a los salmos. La revolución que pregonaban los chinos y los cabezones no se dio en las montañas sino en el Estadio y la recoleta, agraria yfeudal Cuenca cambió para siempre hacia el progreso capitalista. El Deportivo Cuenca llegó dos veces a la Libertadores eran los tiempos de Liciardi y de las jovencitas cuencanas que se entregaban en brazos de los fornidos futbolistas.

Cuando agonizaba la década, en el 79, en el viejo estadio del Ejido, se prendió la tea de los Juegos Nacionales y la ciudad y la historia se contagiaron de...
tracking img