El derecho divino de los reyes a la soberania popular

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2397 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DERECHO DIVINO DE LOS REYES A LA SOBERANIA POPULAR

INTRODUCCION

Para comenzar explicare de forma breve el titulo de dicho tema, desglosado, para que podamos comprender de mejor manera este tema.

El Derecho divino se considera una doctrina política y religiosa la cual desciende del absolutismo político. Esta doctrina tiene algunas ideas que demuestran la autoridad y legitimidad de unmonarca, la doctrina sostiene que un rey deriva su derecho a gobernar de la voluntad de Dios, y no de ninguna autoridad temporal, ni siquiera de la voluntad de sus súbditos ni de ningún testamento. Elegido por Dios, un monarca sólo es responsable ante él, y sólo debe responder por sus acciones ante Dios. Dicha doctrina implica que la deposición del rey o la restricción del poder y prerrogativas dela corona son actos contrarios a la voluntad de Dios. Esta doctrina no es una teoría política concreta, sino más bien una aglomeración de ideas. Las limitaciones prácticas supusieron límites muy considerables sobre el poder político y la autoridad de los monarcas, y las prescripciones teóricas del Derecho divino rara vez se tradujeron literalmente en un absolutismo total.

Por otro ladoSoberanía Popular es un principio referente a la titularidad de la soberanía en el Estado, que organiza y legitima el poder estatal sobre el axioma de su titularidad por el pueblo. A diferencia del principio de soberanía nacional, que ha sido sobre todo un principio de legitimación, éste tiene importantes consecuencias organizativas, ya que postula una organización del Estado en la que de modo efectivo elpoder se asiente sobre el consentimiento del pueblo y éste pueda determinar la acción del anterior.
En el plano organizativo, el principio exige la primacía de los órganos representativos electivos, en particular de las Asambleas legislativas, así como el incondicionado imperio de la Ley, expresión de la voluntad general con sometimiento pleno a la misma de los órganos administrativos yjudiciales; puede también derivarse de este principio, allí donde existe control de la constitucionalidad de las leyes, la exigencia de que las mismas no sean invalidadas, sino cuando incurren en clara e inequívoca contradicción con la Constitución. La Jefatura del estado monárquica no es incompatible con el principio, a condición de que no participe en la determinación del las orientaciones políticasseguidas.
Históricamente, el principio de la soberanía popular ha quedado asociado con la extensión del sufragio, así como con un entendimiento de la democracia, en la que la participación popular no puede limitarse o condicionar su actuación. Excluida la democracia directa, el principio favorece la introducción, en el Estado representativo, de institutos de democracia semidirecta o de democraciaparticipativa.
El reconocimiento de la soberanía popular no implica la atribución al pueblo de un poder desprovisto de límites; el «pueblo» ha de considerarse como poder constituido y sólo puede actuar fuera del derecho para restablecerlo (derecho de resistencia).
El principio de la soberanía popular hace residir la soberanía en el pueblo, que estaría formado por la totalidad del cuerpo social,en especial por los más humildes, y que sólo podría expresarse mediante el sufragio universal.
La Constitución francesa de 1793 fue el primer texto legal que estableció que "la soberanía reside en el pueblo...". Jean Jacques Rousseau, en El contrato social, imputa a cada miembro del Estado una parte igual de la que denomina la autoridad soberana. Esta es probablemente la primera referenciateórica sobre la soberanía popular.
DESARROLLO DEL TEMA

En el siglo XVII tuvo repercusión en el papel de la soberanía popular en el mundo anglosajón. Nos encontramos en la época en la que el absolutismo, identificado en su más claro exponente en la Francia de Luis XIV, es la tendencia en Europa que acabara siendo la norma entre las distintas coronas del viejo continente. En Inglaterra en cambio...
tracking img