El desarrollo en la cultura

El desarrollo humano en cultura

Teódulo López Meléndez

Vamos aceleradamente hacia una sociedad de tejidos. Ya no hay culturas encerradas sobre sí mismas. Un concepto de desarrollo sostenible pasa obligatoriamente por los diversos contextos culturales. Debemos comenzar por respetar este pluralismo y no concebir el desarrollo como una continuación de las pasadas sociedades imperiales. Estoconstituye un estímulo enriquecedor. No puede ser que un esfuerzo por mejorar la condición humana se convierta en un empeoramiento de la calidad de vida y que el sueño del crecimiento ilimitado conlleve al subdesarrollo.

Ya hemos señalado lo que debe ser la nueva alianza entre ciencia y desarrollo sostenible. Una al servicio del hombre y de sus necesidades, de su calidad de vida y de suliberación, de su rescate como sujeto de historia. Centrar el crecimiento únicamente en lo material es un error. Todo modelo de desarrollo que ha ignorado el aspecto cultural ha fracasado. Hay que situar la cultura en el núcleo del desarrollo. Desarrollo no es sinónimo de crecimiento económico.

La globalización ha permitido el intercambio de ideas y valores. Las culturas actúan sobre el proceso decambio económico y deben ser entendidas como fuente de imbricación y no de conflicto. El neoliberalismo mira a la cultura con desdén, como un epifenómeno de la economía. El desarrollo de lo humano pasa por sus variantes indispensables, quiero decir, debe ser mirado en términos socio-relativos en el sentido de la inexistencia de una medida unificada. Debemos hablar, entonces, de las variadasculturas del desarrollo.

Las culturas no son estáticas, varían conforme al contexto social o con el tiempo. Ni son una colección de simplismos; por el contrario, son complejidades que evolucionan bajo la acción del hombre. Esta dinámica evolutiva envuelve a la economía y a la cultura y, por supuesto, a la política. La UNESCO ha abogado correctamente por la indisociabilidad entre cultura y desarrolloy lo ha hecho porque el desarrollo de lo humano no es otro que la plena realización de las personas mediante el aumento de sus capacidades y oportunidades, amén de mejores condiciones materiales para la vida cotidiana que le permitan la realización afectiva e intelectual.

No puede haber entonces una política de desarrollo sin una política cultural ni una política cultural no insertada en lapolítica de desarrollo. Ambos enmarcados en la libertad. PNUD (2004): “La libertad cultural constituye una parte fundamental del desarrollo humano puesto que, para vivir una vida plena, es importante poder elegir la identidad propia —lo que uno es— sin perder el respeto por los demás o verse excluido de otras alternativas. Es necesario que la gente cuente con la libertad para practicar su religiónen forma abierta, para hablar su lengua, para honrar su legado étnico o religioso sin temor al ridículo, al castigo o a la restricción de oportunidades. Es necesario que la gente cuente con la libertad de participar en la sociedad sin tener que desprenderse de los vínculos culturales que ha escogido”. UNESCO (Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural-2003): “Una forma de apreciar estarelación indivisible entre cultura y desarrollo consiste en concentrarse en lo que recientemente se ha llamado «la capacidad de aspiración» dentro de un sistema más amplio de culturas. Basada en estas «culturas de aspiración», la UNESCO subraya aquellas dimensiones de la energía, creatividad y solidaridad humanas (sin duda enraizadas en la historia, la lengua y la tradición), que ayuden a losseres humanos comunes a ser partícipes activos en la construcción de su futuro cultural. Este nuevo marco conceptual reconoce el vínculo que une la «aspiración» colectiva con la cultura y el desarrollo, puesto que, como recurso colectivo, requiere diversas formas culturales de creatividad, imaginación, tolerancia, flexibilidad y tradición «viva». Más que basarse exclusivamente en el patrimonio, los...
tracking img