El dilema de los cachos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (475 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Dilema de los Cachos
Yo no soy psicoanalista ni vengo a filosofar, tampoco el mejor ejemplo de amor y sinceridad, he pifiado muchas veces y me he dejado tentar, por unas cuantas mujeresque después de todo me han llegado a parar, y aunque sé que mis palabras muchos van a cuestionar, también sé que a nadie ofendo cuando digo la verdad, lo cierto es que los cachos todos quieren contar,pero a ninguno le gusta su caramela llevar.
Los hombres somos infieles eso es una realidad, atacamos a todas sin temor a rebotar, le huimos al compromiso y nos da fobia el altar, pero la que seresbale no la podemos pelar. A estas alturas del cuento uno pudiera pensar que la mujer es la víctima porque a nadie le hace mal, pero la historia no miente y uno puede constatar que ellas fueron lasprimeras en clavarnos el puñar. La Biblia, la Biblia cuenta que Eva por ponerse a cureosear comió del árbol prohibido y como el mismo Chacón Venezuela se mandó a matar, ¿y sabe lo que hizo cuando lo supoAdán? Le dijo: no seas pendejo, hazme caso y termina de probar. Adán que era un sometido se atragantó sin chitar y Dios le formó su peo por dejarse sonsacar. Abandonó el paraíso y nunca pudo olvidarque por culpa de dos cuaimas Dios lo puso a trabajar.
La condenada culebra que envainó a Eva y Adán no ha dejado de joder ----, para vencer los instintos uno se pone a rezar y le ruega a San Alejo queno le vaya a fallar, pero la carne es muy débil y no es fácil rechazar todos los mangos bajitos que uno se llegue a encontrar. Por eso es que hasta el más santo tiene algún cuento que echar yabundan las motolitas que algo tienen que ocultar. Porque hablando aquí en confianza nadie me puede negar lo sabroso que se siente disfrutar la variedad, el adulterio se goza desde el principio hasta elfinal aunque después la conciencia no te deja descansar. Cuando a uno lo descubren no hay pa’ dónde agarrar, por más excusas y labias que uno se ponga a inventar jamás te libras del peo que te tienes...
tracking img