El dios huachaca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4198 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Dios Huachaca
La religión es a una cultura lo que los cimientos a un edificio. El conjunto de creencias y prácticas institucionalizadas en torno a lo sobrenatural —el sentido de la vida y de la muerte— es el fundamento ético sobre el cual se van construyendo los demás comportamientos humanos. Estos, desde la manera de cocinar la mentada gallina hasta la de hacer negocios, llegan a constituiruna cultura distintiva cuando tienen su propio cimiento religioso. Sin tal principio organizador puede haber estilos y corrientes, como el renacimiento o el positivismo, pero que no cambian definitivamente el "ethos" de una sociedad. Lo que en ese caso nos parece ser un edificio, al carecer de cimientos es un mero tinglado.
Pero lo que en un momento nos parece ser un mero tinglado, al descubrirque tiene cimientos nos deja perplejos, porque estamos ante un edificio.
En los primeros merodeos alrededor de este fenómeno, específicamente en un trabajo sobre los cambios estructurales en la mentalidad chilena publicado tres años atrás hablamos de una "onda".
No es una clase social determinada como los industriales por ejemplo, ni es una moda específica como fue la minifalda. La onda es másbien una mentalidad, una manera de pensar (O de no hacerlo) en que se internalizan los valores sociales y hábitos de consumo propios de la "American Way of [ife".
Es el alma de la sociedad de consumo.
Estar en onda es estar a tono con lo importado, lo joven y lo fácil.
Es considerar la vida burbujeante como el Sprite.
Es creer que la dicha es un Toyota y la felicidad, un Mercedes Benz.
Es serbonito y cuidar la línea.
Es trotar con los niños —la familia está muy en onda—, todos con buzos iguales y zapatillas ''Adidas".
Es jugar tenis en el club y paletas en la playa.
Es ofrecer no un mero whisky, sino decir:
"¿Quires un Black Label o un Chivas?"
Es usar relojes electrónicos con numeritos que se prenden al apretar un botón.
Es hablar en dólares, pensar en dólares, soñar en dólares.Es pasear en moto (también está muy en onda quedar hecho un desparramo de sesos sobre el pavimento).
Es tocar CD en lugar de cassettes.
Es llamarle pub aun bar y boutique a una tienda.
Es hablar por celular.
Es adorar lo importado sobre todas las cosas.
Es sentirse importado.
Es comprar, comprar y comprar.
Es teñirse el pelo rubio.
Es poner posters en la pieza.
Es creerse libre.
Esvivir el mundo de fantasía de Bilz y Pap.
Nadie la controla ni dirige y sin embargo cunde. Apoyaba por la propaganda comercial, va manipulando anhelos y moldeando gustos hasta inculcarnos un nuevo estilo de vida.
Nos lleva a preferir el acrílico a la piedra y el plástico a la madera.
Así, la fisonomía de la ciudad va cambiando a medida que entra en onda.
Nos lleva también a identificarnos con losjóvenes millonarios y rubias espléndidas de los anuncios de Coca- Cola o Martini, de manera que al comprar esos brebajes creamos que en realidad estamos adquiriendo el swing de su publicidad.
Nos lleva a estimar que consumir es existir. Consumo, luego existo, diría el Descartes de la onda.
Si fuera una religión, el Hipermercado Carrefour sería su Catedral y la Avenida Providencia su tierraSanta.
Este espíritu que se va apoderando del alma chilena valora algunas cosas y desprecia otras. Entre lo actualmente fuera de onda figuran los pobres, tocar piano, criar gallinas, pensar en los demás, el Mes de María, las cosas simples, fracasar, los viejos y ser original.
Pero hasta ahí no más llegamos. Dicho trabajo prosigue con una descripción fenomenológica de otros procesos observados, sinahondar en ese "espíritu" apenas mencionado. Fue el profesor Pedro Morandé, al volver al Instituto luego de estudiar sociología religiosa en la Universidad de Erlangen, quien nos hizo ver que tras esas intuiciones anecdóticas podía haber un basamento más profundo, ya que el mercado, afirma, es la secularización de transacciones originalmente hechas al interior del templo.
Efectivamente, las...
tracking img