El engaño, predica y práctica del pan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5102 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ENGAÑO, PREDICA Y PRÁCTICA DEL PAN
Álvaro Delgado
Sociología Política
|

Este libro, es nada más y nada menos que la continuación de “EL YUNQUE”, es decir sigue abarcado el tema del PAN en la historia, como ya vimos en el libro antes mencionado, el pan se ha creado entre conflictos con sus mismos dirigentes, pero se ha logrado mantener de pie a lo largo de los años. Recordemos que elyunque fue una institución al parecer hasta cierto modo anónima, creada por el PAN, para actuar de manera salvaje o astuta y llegar al poder.
Transcurría abril, mes de convulsivo de 2006. En la desesperación, Felipe calderón, había que aniquilar al enemigo común y, según ellos, colectivo: Andrés Manuel López Obrador, “un peligro para México”. Dado que el ahora Presidente de la Republica esCalderón, Espino saco la casta contra esté, pero Francisco Ramírez Acuña le exigió la renuncia: “Yo creo que Manuel tiene varias alternativas y yo estoy seguro de que la propia inteligencia de Manuel lo va a ubicar (y) entender que ahora el presidente es Felipe Calderón. Si en su momento no fue el candidato que él consideraba que debía ser, es el que ganó la elección interna, es el que ganó la elecciónconstitucional y es que va a gobernar seis años”.
A un mes de la toma de posesión, en marcha los preparativos para el nuevo gobierno Sheffield Padilla cumplía una encomienda: integrar una lista negra de miembros de El Yunque en los estados. El ajuste de cuentas entre las fracciones de Calderón y Espino era un asunto de interés público y, como tal, seria sometido a criterio periodístico de larevista. La guerra no es contra El Yunque, sino contra Espino y su grupo inmediato. Pero los cálculos en el equipo de Calderón eran otros: Espino debía fracasar en su intento de presidir la Organización Demócrata Cristiana de América. Pero para esto Espino ratificó que, militantes de su partido pretendieron sabotear su candidatura a la ODCA. Y afirmo que deslindaba de totalmente a Calderón. A una semanade la toma de posesión de Calderón, Espino fue rotundo en definir la relación con el gobierno que iniciaba: apoyo sí, no subordinación. “Yo no estoy dispuesto al apoyo incondicional al gobierno. No somos un partido de Estado”, puntualizó. Para anticiparse a maniobras de Calderón, Espino repetía lo que según él ha escuchado cuando funcionarios han pretendido usar el gobierno para inmiscuirse en elPAN, si este gobernante quiere meter un dedo en el proceso interno del partido, le pesara. “es El YUNQUE el que controla al PAN”.
En marzo, al inicio del proceso interno, los victoriosos y los derrotados habían entrado en un espiral de confrontación y Espino blandía el garrote después de que su facción impuso su hegemonía mediante malas artes. Hubo prácticas inadmisibles, dictaminó Luis H.Álvarez. No era algo nuevo: hacía tiempo que en el PAN no era tan importante los cuatro pilares de los Principios de Doctrina: dignidad de la persona humana, bien común, solidaridad y subsidiariedad. El PAN siempre dijo que el poder no era el fin sino el instrumento para el bien común. Ése es el corazón. Desde 1988 el PAN se planteó acercarse a la ciudadanía, incluyendo a los sindicatos parademocratizarlos. Poco duró el empeño, porque se impusieron las prisas. El PAN actual, decía en el verano de 2005, “le ganó el tiempo y la cultura mexicana muy acendrada en las estructuras de gobierno”. La antropóloga Larissa Adler habla de la cultura de la lealtad. La relación entre las personas se da a través de reciprocidades. Si te doy algo que puedes devolverme, entonces hay una relación de pares; cuandote doy algo que no puedes devolverme, se establece una relación de subordinación y entonces me debes obediencia. Esta era la cultura de las estructuras del poder en México.
Y en efecto, el sábado 5 de marzo Espino logró la presidencia entre las lágrimas de Medina Plascencia, quien anunció su retiro de la política. ¡Nadie duda que ganó Espino! Todos entendemos que él es el nuevo jefe nacional....
tracking img