El enredo y la comedia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5920 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ENREDO Y LA COMEDIA : DESLINDE PRELIMINAR

por Frédéric SERRALTA (Universidad de Toulouse-le Mirail)

La crítica actual sobre el teatro del Siglo de Oro español se elabora algunas veces a partir de expresiones o de nociones tradicionalmente aceptadas por los estudiosos, pero cuya significación exacta no siempre queda deñnida con la suficiente precisión. Esto es lo que ocurre, por ejemplo,con la llamada comedia "de enredo" : ante tal denominación genérica, o subgenérica, todos tenemos la impresión de saber exactamente a qué tipo de piezas alude ; sin embargo, cuando pretende uno adentrarse en un terreno aparentemente tan bien delimitado, pronto se da cuenta de que las cosas no están demasiado claras : la proteiforme realidad del teatro del XVII se resiste a nuestras modernastaxonomías, la noción de enredo, por atenerse a lo más evidente, no se encierra en los lúnites del subgénero teatral que lleva su nombre, y, con un enfoque más amplio, existe toda una serie de ambigüedades que dificultan la comprensión actual. Por lo cual me parece necesario, antes de dedicarme a un estudio general del tema, realizar en esta ocasión un deslinde previo centrado en el concepto de "enredo"y que pueda desembocar en unas modestas orientaciones para la investigación de nuestro siglo. Deslinde que sucesivamente me llevará por los caminos de la terminología, de la aproximación histórica y de la metodología del análisis teatral. En lo que a denominaciones se refiere, la de "comedia de enredo" suele emplearse hoy como sinónimo de "comedia de capa y espada". Esta última es frecuente entrelos teóricos y preceptistas del siglo XVII, por ló menos desde

CRITICÓN. Núm. 42 (1988). Frédéric SERRALTA. El enredo y la Comedia: deslinde preliminar

126

FRÉDÉRIC SERRALTA

Criticón, 42, 1988

Cristóbal Suárez de Figueroa, en 1617 (1), a Juan de Zabaleta, en 1660 (2), y más tarde, en los últimos años de la centuria, a Bances Candamo, a quien se debe la conocida definiciónsiguiente : Las [comedias] de capa y espada son aquéllas cuyos personajes son sólo caballeros particulares, como Don Juan, y Don Diego, etcétera, y los lances se reducen a duelos, a celos, a esconderse el galán, a taparse la dama, y en fin a aquellos sucesos más caseros de un galanteo. (3) Adviértase que esta definición se funda en elementos exteriores a la estructura teatral : los personajes y los casoshan de ser los de la vida cotidiana, o sea que el criterio es el nivel social y no exactamente, como lo sugiere la denominación "comedia de enredo", el funcionamento interno. A pesar de este pequeño desfase, podríamos conformarnos con una sinonimia aproximativa pero cómoda si no nos moviera la curiosidad a buscar en los escritos del Siglo de Oro algo que pudiera justificarla. Pues bien : en lostextos y documentos contemporáneos que he podido consultar, no he encontrado hasta ahora la expresión "comedia de enredo". O sea que de momento no parece que los autores y preceptistas de entonces tuvieran conciencia de que el enredo podía constituir el fundamento de un subgénero teatral. Esto ya de por sí me parece interesante, sobre todo teniendo en cuenta que la palabra "enredo", junto conalgunos vocablos de sentido casi idéntico, no escaseaba en los textos de los teóricos, aunque con una particularidad que no tardaré en apuntar. Para nombrar el indispensable encadenamiento de los sucesos, que se van determinando los unos a los otros hasta desembocar en la situación final, los preceptistas del Siglo de Oro emplean palabras neutras como "traza" (4) o "contexto" (5), pero sobre todo otrasque ya de por sí conllevan la noción de intrincamiento y complicación de la construcción dramática. La más corriente es "maraña", presente, de 1596 a 1635, en Alonso López Pinciano (6), Juan Rufo

(1) C. Suárez de Figueroa, El pasajero, citado por F. Sánchez Escribano y A. Porqueras Mayo, Preceptiva dramática española del Renacimiento y el Barroco, Segunda edición, Madrid, Gredos, 1972, p....
tracking img