El Entrevistador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7604 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de octubre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El entrevistador
Devereux, 1967, afirma que el científico de comportamiento no puede ignorar la acción reciproca entre sujeto y objeto, con la esperanza de hacerla desaparecer si durante un tiempo suficiente la ignora. Mas común, considera que el acceso a la esencia de la situación observacional la proporciona el estudio de observador, no el del sujeto de observación; siendo el debidoaprovechamiento de sus actividades y de los llamados “trastornos” o “perturbaciones” creados por su existencia, Bleger, 1985, por su parte, señala que en la entrevista, el entrevistador forma parte del campo, condiciones en cierta medida, los fenómenos que el mismo va a registrar. Wolff, 1970, recomendaciones del comité de asociación americana de psicología, afrima que deben tenerse “habilidad y juiciointelectual superiores, sentido del humor, originalidad y variedad de recursos”. Estos requisitos llevan frecuentemente al principiante a la adopción de roles impostados que perturban la relación interpersonal; pues la energía necesaria para mostrase inteligentes, llenos de recursos y con sentido del humor, o para sostener cualquier otro tipo de actitudes recomendadas hace el entrevistador, y no delentrevistado, el objeto de atención principal. Además, es necesario tener siempre presente que los entrevistados son personas que han sido objeto de numerosos engaños, rechazos, incomprensiones, humillaciones, agresiones, faltas de respeto, devaluaciones, etc. Wolberg, 1967, da como primera regla para psicoterapeutas y entrevistadores, la de ser uno mismo. De Stevenson, 1959, podemos derivar larecomendación al entrevistador de interesarse en el sufrimiento humano. Interés que es deseo de compresión, y que requiere para genuino, de despojarse de todo fervor diagnostico y de metas de investigación ajenas al paciente. Los elementos mas importantes del interés, en nuestro caso, son el impulso epistemofilico y la capacidad de identificación con el otro. Se insiste reiteradamente en lanecesidad de que quien se dedica a la clínica, se sujete a su vez a una psicoterapia o psicoanálisis, con la mira de acrecentar su capacidad de identificación con los pacientes, permitirse el libre acceso a sus sentimientos y fantasías, y por lo tanto, al contacto interpersonal idealmente poco distorsionado por sus defensas neuróticas.
El entrevistador como sujeto
La honestidad del clínico comienza porla exploración de los motivos que llevan a su elección vocacional. Uno de los motivos mas frecuentes, consciente o inconsciente, es la necesidad de reparación de objetos internos o externos significativos, o de partes de la propia personalidad que se perciben daños, los seudoreparaciones. En ellas priva la angustia persecutoria y rechazo del entrevistado se vive, como confirmación de laincapacidad para reparar, y por tanto como corroboración de la destrucción interna y maldad del entrevistador, el entrevistador puede adoptar actitudes seductoras, falsamente amistosas u ofrecer consuelo, estimulo, apoyo y ayudas irreales y extemporáneas, con la mira de obtener la aceptación y afecto del entrevistado, cuando sus intentos tienen éxito consiguen además, bloquear la emergencia del material queel entrevistado considera arruinaría la presunta buena opinión y disposición que hasta el presenta su interlocutor. O bien tal ofrecimiento puede despertar, en personalidades paranoides, una intensa desconfianza porque se interpreta como trata destinada a tomar desprevenidos, por sorpresa, con las defensas bajas, ante los fines aviesos del entrevistador. Si el futuro clínico reconoce en si mismola necesidad de cambiar o entender ciertos aspectos de su personalidad, debe abandonar la fantasía de lograrlo a través de su ejercicio profesional. La conciencia de la problemática personal, es un buen índice con respecto al correcto funcionamiento del yo observador del futuro terapeuta, función imprescindible para discriminación del origen de las reacciones afectivas que despiertan, siempre,...
tracking img